La Inversión Extranjera Directa (IED) a México registró en el primer trimestre del año un desplome que no se veía para un periodo similar desde 1995, de acuerdo con la información divulgada por el Banco de México (Banxico).

“Durante el primer trimestre del año en curso la economía mexicana siguió captando recursos a través de la cuenta financiera, principalmente por concepto de inversión directa, de modo que la cuenta financiera presentó un endeudamiento neto”, señaló el banco central.

En la Balanza de Pagos del primer trimestre, el banco central  informó que entre enero y marzo el país captó 11,864 millones de dólares de IED, lo que representó una caída de 29.2% respecto a los 16,750 millones de pesos que entraron en el mismo periodo del 2020.

Esta es la mayor caída que se observa en la IED para un primer trimestre desde 1995, cuando los recursos captados disminuyeron 37.1 por ciento.

La información es diferente a la que presentó la semana pasada la Secretaría de Economía, esto debido a los datos que se utilizan. Para la Balanza de Pagos, Banxico utiliza los datos revisados, mientras que los presentados por la SE son los datos preliminares, en donde se registró que en los primeros tres meses del año la IED presentó un incremento de 14.8 por ciento.

En el desagregado hecho por el banco central se explicó que, de enero a marzo del 2021, hubo 7,025 millones de dólares de reinversiones, 15% menos que el año pasado, 2,629 millones correspondieron a cuentas entre compañías y 2,209 millones a nuevas inversiones, lo que supuso una caída de 51 por ciento.

Respecto a la IED que hicieron los mexicanos en el extranjero en el periodo, Banxico informó que pasó de 592 millones de dólares a 1,396 millones, lo que significó un crecimiento de 135% anual.

En total, el saldo neto de la inversión directa —que toma en cuenta las entradas y salidas de recursos en el país— fue de 10,468 millones de dólares, 35% menos que los 16,158 millones registrados en el primer trimestre del 2020.

ana.martinez@eleconomista.mx