El estímulo fiscal que el gobierno otorga a la gasolina, y que se reactivó en febrero pasado ante el incremento en los precios internacionales del petróleo, tendrá un costo de 41,947 millones de pesos (mdp), de acuerdo con las estimaciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Para el cierre del año estimamos que se destinen 41,947 millones de pesos (al estímulo fiscal), esto derivado de los incrementos en el precio del crudo, explicado principalmente por la expectativa de recuperación de la demanda derivado del incremento de la movilidad por la vacunación”, explicó en videoconferencia Karina Ramírez Arras, titular de la Unidad de Política de Ingresos no Tributarios de Hacienda.

Agregó que en lo que va del primer trimestre del año se han otorgado 1,036 millones de pesos por este estímulo.

La funcionaria explicó que este estímulo fiscal está relacionado con el precio del crudo y es contracíclico al precio del petróleo, es decir, cuando aumenta el precio del petróleo se activa el estímulo, baja la recaudación por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) pero esto se compensa con los ingresos por la venta del crudo, mientras que si bajan los precios del crudo, la recaudación de impuestos aumenta.

En este sentido, explicó que ante las condiciones actuales del mercado se estima que la recaudación del IEPS este año sea por 274,000 millones de pesos, lo que significa 51,000 millones de pesos menos a lo presupuestado y aprobado en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2021.

Se debe ampliar base de contribuyentes

Al ser cuestionado sobre la posible reforma fiscal y los cambios que ésta traería, Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, destacó que además de seguir con el combate contra la evasión y defraudación fiscales, también se debe ampliar la base de contribuyentes.

“Tenemos que trabajar también en ampliar la base de contribuyentes y no necesariamente dejar la carga fiscal sobre los que son cumplidos y que siempre han contribuido con sus obligaciones. Esto significa que tenemos que trabajar en ampliar el sector formal y para esto tenemos que tomar diversas acciones. Por un lado, primero tenemos que abaratar el costo de la formalidad”, dijo.

En línea con lo anterior, refirió que, por ejemplo, se podría dar algún tipo de incentivo en el ISR para hacer más barata la contratación de los individuos que estén en los deciles más bajos, pero además se tendría que acompañar con un incremento en los beneficios de la formalidad.

Asimismo, apuntó que se sigue con la línea de no crear ni subir las tasas de impuestos; sin embargo, sí se deben revisar y actualizar algunas de las tasas por inflación, además de reducir los procesos burocráticos para pagar impuestos.

Entre agosto y septiembre, economía a 100%

De acuerdo con Gabriel Yorio, la economía mexicana estaría operando a 100% entre agosto y septiembre. “Dado el arribo de vacunas y el proceso de vacunación, se estima que a finales de agosto o principios de septiembre se pueda tener la posibilidad de que la economía esté operando a 100% de su capacidad”.

Indicó que un “hito importante” es el inicio de vacunación a maestros, y si todo sale conforme a lo planeado, esperan que para julio se pueda tener vacunada a la población mayor de 40 años. Lo anterior, explicó, dará la oportunidad de empezar a reabrir la economía, empezando por las escuelas, lo cual será una derrama positiva para la reactivación.

Primero, las madres de familias podrán incorporarse de mejor manera al mercado laboral ya sea buscando un empleo o trabajando con mayor oportunidad”.

Recordó que las mujeres son las que más labores del hogar realizan, algo que repuntó durante la pandemia e incluso hizo que varias de ellas dejaran sus puestos de trabajo.

Agregó que con el regreso a clases, también se verán beneficiadas las actividades relacionadas con las escuelas, como papelerías, servicios de elaboración de uniformes, restaurantes, así como otros negocios informales.

El subsecretario de Hacienda dijo que mantienen su pronóstico de crecimiento para México este año de 5.3 por ciento. Agregó que, en caso de mejorarse las condiciones actuales, el pronóstico podría ser revisado al alza.

ana.martinez@eleconomista.mx