El fideicomiso creado en 1996 para brindar apoyo a los estados, dependencias y otras entidades de la administración pública federal a enfrentar los desastres provocados por la naturaleza y que fue conocido como el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), quedó formalmente extinto este martes.

Esto, después de que la Secretaría de Hacienda dejara sin efectos al acuerdo por el cual se emitieron las reglas generales del Fonden y sus modificaciones, así como otros lineamientos y disposiciones que surgieron a lo largo del tiempo para mantener activo este fideicomiso.

Hacienda informó que pronto emitirá las disposiciones específicas que establezcan y regulen los mecanismos presupuestarios que permitan el adecuado ejercicio de los recursos. Todo ello, para asegurar acciones de prevención que atiendan los impactos causados por fenómenos naturales y para que “la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana establezca el marco normativo para la conducción y ejecución de las políticas y programas para la prevención, auxilio, recuperación y apoyo a la población en situación de desastre”.

El Senado aprobó la extinción de 109 fideicomisos el 21 de octubre del año 2020 y entre ellos el Fonden. Con esta decisión, el gobierno federal podría obtener 68,400 millones de pesos adicionales para el presupuesto del año 2021.

La propuesta fue respaldada por el presidente Andrés Manuel López Obrador y el entonces secretario de Hacienda, Arturo Herrera, afirmó que el Fonden presentaba una deuda de 13,123 millones de pesos hasta ese mes. Ese pasivo resultaba de los efectos que habían dejado los huracanes y los sismos del año 2017.

Desde el pasado 1 de enero de 2021, el Fonden no contaba ya con la autorización para asumir compromisos adicionales, salvo aquellos relacionados con sus propios gastos de operación.