El Banco de México continuará flexibilizando su política monetaria a pesar de introducir un tono de mayor cautela en el comunicado. Esta es la percepción que tienen estrategas financieros de Goldman Sachs, Banco Base y del bróker global Oanda.

Coincidiendo con ellos, el economista senior para América Latina en Pantheon Mecroeconomics, Andrés Abadía, matiza desde Londres que el próximo recorte de tasas estará supeditado al resultado electoral en Estados Unidos.

“El anuncio monetario está programado para noviembre 11. Creemos que podría ser de 25 puntos base para dejar la tasa en 4%; pero la reunión se realizará una semana después de las elecciones presidenciales de EU, por lo que la volatilidad del mercado podría detener la mano de Banco de México”, sostuvo.

El hecho de no tener un solo voto en contra de la decisión del recorte de 25 puntos base en la tasa así como el término de “incertidumbre” para caracterizar el panorama de riesgos para la inflación, son indicadores de que “no viene aún la pausa en el ciclo de relajación monetaria”, explicó aparte desde Nueva York, Alberto Ramos, economista para América Latina en Goldman Sachs.

“El comunicado de política monetaria no proporciona un sesgo discrecional claro para la próxima reunión, pero en nuestra evaluación no cerró la puerta a recortes adicionales, e incluso elevó el listón para más recortes a corto plazo a un nivel que sería muy difícil de superar”, enfatizó.

Holgura a favor

Por su parte, la directora de Análisis Económico y Financiero en Banco Base, Gabriela Siller, estimó que viene un recorte adicional de 25 puntos en alguna de las siguientes dos reuniones, lo que dejará a la tasa en 4% al cierre del año.

La holgura en la brecha del producto terminará por restar presión a la inflación e incluso el año entrante podría haber más recortes si la inflación se modera debajo de 4%, proyectó.

Para el analista de mercado en el bróker Oanda, Edward Moya, también quedó abierta la posibilidad de más recortes, sobre todo ante la próxima salida del subgobernador Javier Guzmán para el cierre del año.

Un relevo en la Junta de Gobierno que “podría proporcionar una ligera inclinación a una mayor moderación en la tendencia de la política monetaria para el 2021”.

Premio alto, riesgo también

Tras el recorte de la tasa, México y Rusia quedan con el mayor premio por arriba de los bonos del Tesoro, entre las economías BRIC, que es de 4.25 por ciento.

Esto mientras Brasil otorga un rendimiento de 2%; India de 4% y China 3.85 por ciento. De acuerdo con Gabriela Siller, una tasa alta termina por vulnerar a México vía la economía real, al desincentinvar el consumo y el ahorro, y en la parte financiera, pues atrae capitales golondrinos.

Una tasa alta incentiva capitales pero genera vulnerabilidad al apreciar al peso y exponerlo a salidas amplias de capital como las que se presentaron en marzo y abril, comentó. Por ello considera que aún hay espacio para que Banxico siga bajando la tasa.

También destaca en América Latina

Un inversionista que se encuentre en México o que esté buscando diversificar su portafolio, encontrará también en el mercado mexicano  el mayor rendimiento entre  los socios en la Alianza del Pacífico,  pues Colombia tiene una tasa de 2.25%,  Chile de 0.50%  y  Perú registra una tasa de 0.25 por ciento.

Al respecto, el director para America Latina en Moody´s Analytics, Alfredo Coutiño, explicó que independientemente del rendimiento que otorga México, ante la incertidumbre por las decisiones de política económica, resulta hoy más atractivo invertir en Brasil.

El premio por invertir en aquella economía es más bajo que el de México, pero ofrece un ambiente menos cambiante para los inversionistas, aclaró el especialistas.

Al ampliar la observación hacia emergentes y desarrollados, México queda como el país que ofrece uno de los 16 réditos más atractivos entre mercados emergentes y  desarrollados tras Venezuela (38.51%); Argentina (38%); Ghana (16%); Angola (15.50%); Nigeria (13.50%);  Líbano (10%); Egipto (9.25%); Georgia (8%); Ecuador (8.85%); Turquía (8.25%) Zambia (6%); Bielorrusia (7.75%); Maldivia, Uganda y Pakistán (7%); Túnez (6.75%); Mauritania (6.50%); Ucrania y Vietnam (6 por ciento).

ymorales@eleconomista.com.mx