El Grupo de los 20 (G-20) rehuyó a poner como límite el 2016 para que sus integrantes eliminen los subsidios a los combustibles fósiles, como se los recomendó el Grupo de Negocios de los 20 (B-20, por su abreviación en inglés).

Los empresarios del B-20 entregaron a las mayores economías del mundo un paquete de recomendaciones, entre las que incluyó la eliminación de los subsidios a los combustibles fósiles en cuatro años.

Casi todos los países del G-20 tiene subsidios a combustibles fósiles y proponemos un plan de acción para eliminarlos en cuatro años, con compensaciones para los pobres , dijo Andrew Steer, enviado especial para Cambio Climático del Banco Mundial.

Sobre este punto, en su declaración final, el G-20 acordó: Acogemos el informe de avances sobre los subsidios a combustibles fósiles y reafirmamos nuestro compromiso con la racionalización y eliminación gradual en el mediano plazo de los subsidios ineficientes a combustibles fósiles que fomentan un consumo excesivo, proporcionando al mismo tiempo apoyo focalizado a los más pobres.

Solicitamos a los ministros de Finanzas presentar un informe para la siguiente Cumbre respecto de los avances logrados y, conscientes de la importancia de la rendición de cuentas y la transparencia, explorar opciones en su siguiente reunión, para un proceso de evaluación recíproca voluntaria para miembros del G-20 .

En la cumbre de la Conferencia de la ONU sobre el Desarrollo Sostenible Río+20, celebrada en Río de Janeiro, Juan Rafael Elvira, secretario de Medio Ambiente y Recursos Naturales, defendió el fin de subsidios a los combustibles fósiles y los subsidios distorsionantes a la agricultura.

Según el funcionario, los países que componen el G-20 son responsables de 84% de las emisiones de combustibles fósiles en el mundo. En México, el costo de los subsidios al consumo de energéticos que otorga el gobierno federal ronda 200,000 millones de pesos al año, según el Centro de Investigación para el Desarrollo.