A pesar de que la construcción pública aumentó en 16 entidades del país durante el 2011, la edificación con inversión privada creció en 23 de los 32 gobiernos locales, de acuerdo con el estudio: Una agenda mínima para México , elaborado por el Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey.

Según el documento, elaborado con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, a noviembre del 2011 la actividad privada en ese sector creció 6.8%, mientras que la del sector gubernamental no registró variación.

Oaxaca fue la entidad donde la construcción privada aumentó más su actividad en el 2011, al registrar un incremento de 71.3 por ciento. Le siguieron Quintana Roo, con una variación de 50.2%; Tabasco, con 47.7%; y Tlaxcala, con 44.6 por ciento.

En contraste, Sinaloa, Campeche y Puebla arrojaron caídas de 21.3, 15.1 y 13.9%, respectivamente.

EL SECTOR PÚBLICO, ?UNA HISTORIA DIFERENTE

En el ámbito público, Quintana Roo mostró el mayor crecimiento en la construcción, con un avance de 59.6 por ciento.

Le siguieron el DF, con un repunte de 45.8%; y Colima, con 32.2 por ciento. Aquellos que menos crecieron fueron Tlaxcala, Morelos y San Luís Potosí, los tres con números rojos superiores a 30 por ciento.

José Luis de la Cruz Gallegos, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios, explicó que aunque los gobiernos impulsaron al sector, el capital privado mostró mucho más dinamismo que la contraparte pública durante el periodo de referencia.

Argumentó que el margen de diferencia obedeció a que el gasto, en vez de haber sido para inversión en infraestructura, se dirigió al rubro corriente, el cual -dijo- consume alrededor de 60% del Producto Interno Bruto nacional.

erick.ramirez@eleconomista.mx