La agencia de calificación Fitch revisó al alza este lunes de "negativa" a "estable" su perspectiva sobre la deuda de Islandia al estimar que las consecuencias del rechazo en referéndum del acuerdo sobre el banco quebrado Icesave no tendrá el impacto que se temía.

Es la primera vez desde 2006 que la agencia mejora la calificación a la deuda de Islandia, cuyos bancos fueron arrastrados por la tormenta financiera de octubre de 2008.

Fitch estima que el fin del litigio entre el banco por internet Icesave con el Reino Unido y Holanda, por unos 4,000 millones de euros, sería una buena noticia para la economía islandesa.

No obstante, las consecuencias económicas del conflicto se han atenuado, según la agencia calificadora, que atribuye una "BB+" a la deuda a largo plazo de Islandia.

"Fitch sigue viendo la resolución de Icesave, un acuerdo bilateral con los gobiernos británico y holandés para compensar a los pequeños ahorrantes de Icesave, como un paso importante en la normalización de las relaciones con los acreedores internacionales", explica en un comunicado.

El 60% de los electores islandeses se pronunciaron el 9 de abril en contra del desembolso por Islandia de 3,900 millones de euros avanzados por Londres y La Haya a unos 340,000 clientes británicos y holandeses afectados por la bancarrota de Icesave en 2008.

En marzo del 2010, el 93% de los votantes ya había rechazado un primer acuerdo menos favorable.

RDS