Berlín.- El jefe del banco central de Israel y candidato a dirigir el FMI, Stanley Fischer, advirtió en una entrevista con un periódico alemán sobre las consecuencias para los mercados financieros de considerar una participación de acreedores privados en el rescate a Grecia.

Consultado por el Frankfurter Allgemeine Zeitung en una entrevista que será publicada el martes sobre si los acreedores privados deberían participar en una reestructuración de la deuda griega, Fischer dijo que de lejos, todos querían que participaran para compartir los costos.

"El único problema es que uno tiene que preocuparse de la estabilidad de los mercados y de todo el sistema. Los mercados son lo que son y uno tiene que pensar en las consecuencias", declaró.

¿Me gustaría ver la participación del sector privado? A todos nos gustaría. ¿Me gustaría ver la participación del sector privado independiente de todas las consecuencias? Por supuesto que no", agregó Fischer.

Fischer, de 67 años, ingresó a la carrera por el máximo cargo del Fondo Monetario Internacional el sábado.

Tanto él como el gobernador del banco central mexicano, Agustín Carstens, desafían a la favorita Christine Lagarde, ministra de Economía de Francia, para obtener el puesto tras la súbita renuncia de Dominique Strauss-Kahn el mes pasado.

La movida de Fischer fue una sorpresa. Fischer es dos años mayor al límite de edad para postular y el FMI tendría que cambiar las normas para que pueda mantenerse en carrera.

"Siento que el asunto de la edad en esta etapa es irrelevante", respondió Fischer a una pregunta al respecto.

Sobre si tenía el apoyo de países más allá de Israel, dijo que "sí, pero no diré los detalles".

apr