Dos hermanos del presidente argentino Mauricio Macri -Gianfranco y Mariano- quedaron en el centro de una investigación vinculada a los Panama Papers a raíz de una sospechosa maniobra realizada, seis días antes de las elecciones presidenciales realizadas en Argentina de octubre del año pasado en las que Mauricio Macri resultó electo , por una offshore presuntamente ligada a ellos.

El caso detallado por el periodista Hugo Alconada Mon en el diario argentino La Nación arrancó con un reporte del banco UBS de Alemania luego de que la firma BF Corporation, constituida en Panamá por el estudio Mossack-Fonseca (el que quedó en el centro de las irregularidades investigadas por los Panama Papers) y operada por el estudio contable uruguayo Lussich le pidiera el cierre inmediato de su cuenta y la trasferencia de los fondos remanentes a otra cuenta en el banco J. Safra Sarasin en Ginebra, Suiza.

Lo llamativo, según la documentación que envió la Fiscalía de Hamburgo a Argentina y el análisis de la fiscalía antilavado argentina (Procelac), fue que junto al pedido de cierre de cuenta y transferencia, le solicitaron al UBS destruir toda la correspondencia que tuviera en sus archivos y que los apoderados de BF Corporation se negaron también a responder las preguntas de los oficiales del banco.

El diario La Nación destaca que de los documentos disponibles en los Panama Papers, no surge un vínculo explícito entre la sociedad BF Corporation y los hermanos Macri . Pero apunta que Santiago Lussich Torrendel es efectivamente contador de la familia Macri y que la Fiscalía de Hamburgo sí logró de algún modo vincular a los Macri con BF Corporation .

La Fiscalía de Hamburgo contactó a la oficina de Interpol en Wiesbaden, que luego les informó a sus oficinas en la Argentina, Uruguay y Panamá que una entidad crediticia alemana emitió comunicaciones de operaciones sospechosos contra Gianfranco y Mariano Macri, Santiago Lussich Torrendel y sus hijos Rodrigo y Santiago Lussich Rachetti.

Operar con sociedades y cuentas offshore no es un delito en sí mismo si esos activos estén declarados ante la Administración Federal de Ingresos Públicos de Argentina (AFIP). Pero, en un dictamen que presentó a la justicia argentina, la Procelac estimó que el pedido de BF Corporation de borrar la correspondencia sí "se valora como un indicio de ilicitud, en tanto podría haber estado encaminada a destruir documentos o pruebas .

Desde Hamburgo, según reveló La Nación, enviaron más información sobre otras 67 personas y 11 sociedades o empresas vinculadas de alguna forma a la Argentina, con la que Procelac radicó una veintena de denuncias en el fuero penal económico .

El periódico destacó que en los últimos días intentó contactar a los hermanos del presidente a través de su abogado penalista y de un vocero del Grupo Socma , pero sin obtener respuesta.