El Fondo Monetario Internacional (FMI) espera que el crecimiento global repunte este año, aunque la deflación es un riesgo creciente mientras la expansión económica se mantenga debajo del nivel óptimo, además de una posible desaceleración de mercados emergentes.

Christine Lagarde, directora gerente del FMI, destacó el repunte en Estados Unidos y la salida de la recesión de la eurozona, aunque advirtió que las economías avanzadas encaran crecientes riesgos de deflación .

Si la inflación es el genio, entonces la deflación es el ogro al que debemos combatir decididamente , dijo Lagarde, en reunión dentro del Club Nacional de la Prensa en Washington.

Una inflación muy por debajo de 2% buscada por algunos de los mayores bancos centrales del mundo tiene riesgos a largo plazo, ya que puede desinflar los salarios y la demanda, deprimiendo la economía.

Sobre las economías emergentes, impulsoras del crecimiento durante la crisis, Lagarde indicó que un número creciente de ellas se están desacelerando a medida que el ciclo económico cambia .

Especificó que el recorte de las adquisiciones de bonos de la Reserva Federal no debería alarmar a los mercados emergentes, siempre y cuando sea gradual. No obstante, sostuvo que ajustes más rápidos podrían causar giros bruscos en el mercado y flujos de capital volátiles.

La crisis todavía perdura. Sin embargo, el optimismo está en el aire: el frío profundo ya está atrás y el horizonte es más brillante , enfatizó Lagarde.

CHINA PIDE MÁS VOZ ?PARA EMERGENTES

Por otra parte, China instó al FMI a cumplir con el compromiso de dar a los mercados emergentes más poder dentro del organismo mundial, luego de retrasos por parte de Estados Unidos.

La reforma de los niveles de participación en las votaciones del FMI, conocidos como cuotas , no puede realizarse sin EU, que tiene la porción dominante de los votos. Sin embargo, el Congreso estadounidense no incluyó financiamiento para el FMI en el gasto público.