La recuperación de la crisis provocada por la pandemia de Covid-19 será más rápida de lo esperado en los países desarrollados, pero más lenta en los emergentes debido al acceso desigual a las vacunas contra el virus, advirtió el martes el Fondo Monetario Internacional (FMI).

"El acceso a las vacunas se ha convertido en la principal línea de fractura que divide la recuperación mundial en dos bloques", dijo el FMI en la actualización trimestral de sus Perspectivas de la economía mundial (WEO por sus siglas en inglés).

Aún así, señaló la amenaza que supone para el mundo entero la aparición de nuevas variantes de virus. La recuperación "no está asegurada incluso en países donde las infecciones son actualmente muy bajas mientras el virus circule en otros lugares", indicó el WEO.

El Producto Interior Bruto (PIB) mundial se expandirá un 6% este año, sin cambios con respecto al pronóstico de abril.

Pero la economista en jefe del FMI, Gita Gopinath, señaló la "brecha cada vez mayor" que existe a medida que las economías avanzadas crecen más rápido y las naciones en desarrollo, especialmente en Asia, se desaceleran.

Estados Unidos, la primera economía mundial, se espera que experimente un crecimiento mucho más rápido este año de lo previsto anteriormente, con un incremento del 7% gracias a un gasto gubernamental masivo y una generalizada vacunación anticovid, pero el FMI recortó el pronóstico para India, que enfrenta un resurgimiento de las infecciones.

El organismo con sede en Washington enfatizó una vez más que "la prioridad inmediata es desplegar vacunas de manera equitativa en todo el mundo", y promovió un plan de 50,000 millones de dólares que ofrece un "costo factible para poner fin a la pandemia".

Las naciones avanzadas han vacunado a casi el 40% de la población, en comparación con apenas el 11% en los mercados emergentes y una pequeña fracción en los países de bajos ingresos, según el informe.

Gopinath dijo que "al menos 1,000 millones de dosis de vacunas deberían ser compartidas en 2021 por los países con excedentes de vacunas".

La falta de vacunación generalizada podría permitir que se afianzaran variantes de virus altamente infecciosas, como la Delta, identificada por primera vez en India y que se ha vuelto prevalente.

Eso podría costar a la economía mundial 4.5 billones de dólares de aquí a 2025, estimó el Fondo.

Y esto no es sólo un "riesgo de cola" muy improbable, sino "un riesgo realista a la baja", dijo Petya Koeva-Brooks, subdirectora del Departamento de Estudios del FMI.

Mayor preocupación ahora

Aunque en algunas naciones de mercados emergentes como Brasil y México se prevé un crecimiento más fuerte este año, las naciones en desarrollo en su conjunto bregan por volver a sus niveles prepandémicos.

"Diría que estamos más preocupados que en abril", dijo Koeva-Brooks a la AFP.

Las vacunas permitieron una reapertura económica y mejoraron el panorama en Estados Unidos para este año y el próximo, cuando se espera que el crecimiento alcance el 4.9 por ciento.

Sin embargo, eso supone que el Congreso de Estados Unidos apruebe otra ronda de gastos a finales de este año de unos 4 billones en los programas de infraestructura y creación de empleo del presidente Joe Biden.

El FMI también elevó las estimaciones de 2021 para Canadá y Reino Unido a un 6.3% y un 7%, respectivamente, mientras que se espera que el PIB de la Zona Euro se expanda un 4.6%, apenas un poco más alto que lo proyectado por el WEO de abril.

El pronóstico de crecimiento de India se redujo en tres puntos hasta el 9.5%, e incluso el de China se redujo en tres décimas de punto porcentual hasta el 8.1 por ciento.

En América Latina y el Caribe, se espera que México registre un mayor crecimiento, ayudado por los efectos secundarios positivos de la recuperación de la economía estadounidense, así como por el aumento de la demanda interna, mientras que Brasil también recibió un impulso por el aumento de los precios de las materias primas, que se desvanecerá el próximo año, según el informe.

¿Temporal o persistente? 

El aumento de los precios es otro factor que pesa sobre la recuperación mundial y plantea un desafío para los responsables de la formulación de políticas.

Y aunque el reciente repunte de la inflación es el resultado del cambio desigual y sin precedentes de la pandemia y debería terminar siendo temporal, el FMI planteó la posibilidad de que los aumentos de precios se vuelvan "persistentes".

"La convulsión sin precedentes en la economía mundial el año pasado continúa provocando réplicas", dijo el FMI, señalando la escasez de chips de computadora y la falta de contenedores para envíos, lo que ha retrasado las entregas de materiales.

Koeva-Brooks dijo que algunos de los cuellos de botella y los aumentos de precios eran esperados y deberían ser pasajeros, pero reconoció que la situación es difícil de medir.

"Algunos mercados emergentes como Brasil, Hungría, México, Rusia y Turquía han empezado a subir sus tipos de interés para contrarrestar la presión alcista sobre los precios", señaló Gopinath.

El FMI dijo que la inflación debería volver a los rangos prepandémicos en 2022 e instó a los bancos centrales a no reaccionar a las presiones temporales de precios, pero a estar preparados para tomar "medidas preventivas".