La Unión Europea firmó este lunes en Bruselas un acuerdo para la transferencia de datos bancarios a Estados Unidos a partir del 1 de agosto, como parte de la lucha antiterrorista.

El acuerdo fue firmado en nombre de Estados Unidos por Michael Dodman, encargado de negocios en Bruselas, y por la Unión Europea, por el ministro español de Interior Alfredo Pérez Rubalcaba y la comisaria de Asuntos de Interior, Cecilia Malmstrom.

Para entrar en vigor, deberá ser aprobado por el Parlamento europeo en la sesión plenaria que celebrará en Estrasburgo del 5 al 8 de julio.

En mayo, Malmstrom recibió un mandato de la UE para negociar con Washington las condiciones en que el Tesoro estadounidense podrá acceder a los datos financieros de 8,000 instituciones y bancos de 200 países, gestionados por la sociedad Swift, que trasladó sus bases de datos europeas a Holanda.

Estados Unidos necesitaba pronto el acuerdo. "Esperábamos este día desde febrero, porque no teníamos ningún dato y estábamos atados de manos para nuestras investigaciones", declaró Michael Dodman.

En febrero, los diputados europeos rechazaron un primer proyecto de acuerdo, al considerar que Washington no garantizaba una protección suficiente de los datos personales transmitidos.

Según la comisaria Malmstrom, el nuevo acuerdo refuerza esa protección, ya que cada demanda del Tesoro de Estados Unidos deberá ser "motivada" y "adaptada", para "reducir el número de datos que transmitir".

Además, "una persona designada por la Comisión será enviada a Estados Unidos para seguir a diario las solicitudes estadounidenses", añadió Malmstrom. Europol estará encargado también de "verificar la legitimidad" de esas solicitudes, según la comisaria.

Malstrom destacó que los ciudadanos de los países de la UE tendrán los mismos derechos que los ciudadanos estadounidenses ante la justicia norteamericana en caso de uso abusivo de sus datos personales.

RDS