Bruselas/ Atenas La Unión Europea está evaluando rebajar las tasas de interés de los préstamos de emergencia entregados a Grecia e Irlanda, y está trabajando en un segundo rescate para Atenas, en un caótico esfuerzo por evitar una turbulenta reestructuración de deuda.

Pero la agencia calificadora Standard & Poor's sugirió el lunes que se necesitarían medidas mucho más radicales para que la deuda griega de 327,000 millones de euros (470,300 millones de dólares) sea sostenible, diciendo que Atenas podría tener que reducir el capital en un 50% o más, con grandes pérdidas para los inversores.

S&P rebajó aún más la calificación crediticia de Grecia dentro de la categoría basura, de "BB" a "B", golpeando las acciones de bancos griegos a medida que los inversionistas se volcaron a la deuda alemana buscando activos más seguros.

CONSENSO PARA BAJAR TASAS

La Comisión Europea dijo el lunes que esperaba que la decisión de reducir la tasa que se cobra a Irlanda por los fondos de rescate se defina en pocas semanas, con el fin de que la deuda de Dublín sea más sustentable.

"La comisión está claramente a favor de una rebaja de tasas", dijo un portavoz del comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la UE, Olli Rehn. "La comisión está en contra de una reestructuración de deuda", agregó.

El primer ministro irlandés, Enda Kenny, declaró al Parlamento que sin un regreso a un fuerte crecimiento económico, "las dudas de sustentabilidad permanecerán" alrededor de la deuda del país.

"No hay duda de que una reducción de la tasa de interés en los dineros que se están pidiendo prestado a Europa sería una medida significativa y apreciada", declaró, pronosticando que la decisión podría ser tomada en una reunión de ministros de Finanzas de la zona euro la próxima semana.

ALEMANIA Y FRANCIA, EN CONTRA

El intento del Gobierno irlandés de obtener menores tasas de interés ha sido bloqueado hasta ahora por Alemania y Francia, que quieren que a cambio Dublín armonice su base tributaria corporativa a la de Europa o eleve su reducido impuesto a las empresas.

Kenny dejó en claro que no permitirá un aumento del impuesto corporativo.

En Alemania, un legislador clave del partido conservador de la canciller Angela Merkel dijo que una rebaja adicional en la tasa del rescate a Grecia, ya reducida en un punto porcentual en marzo, se justificaría si se llevan a cabo nuevas reformas para reducir el riesgo de su deuda.

Michael Meister, portavoz de política financiera del partido Demócrata Cristiano de Merkel, dijo a una radio germana que se oponía a la idea de que Atenas deba reestructurar su deuda o que considere dejar la zona euro.

Sin embargo, el portavoz del Ministerio de Finanzas alemán Martin Kotthaus dijo en rueda de prensa: "Actualmente no hay una discusión sobre extender el calendario de pagos o rebajar las tasas de interés para Grecia".

Los llamados a bajar las tasas de interés vienen después de que un selecto grupo de autoridades de la zona euro sostuviera un encuentro no muy secreto en Luxemburgo el viernes sobre cómo sofocar la cada vez más profunda crisis de deuda soberana del bloque.

Uno de los asesores económicos del Gobierno alemán, Peter Bofinger, dijo a Reuters Insider televisión que a menos de que haya una solución amplia para todos los problemas de deuda de la alianza europea, "no estoy seguro si la zona euro seguirá intacta por los próximos 12 meses".

MERKEL SE REÚNE CON AUTORIDADES UE

El costo de asegurar la deuda griega, irlandesa y portuguesa contra la cesación de pagos subió de nuevo el lunes debido a que se intensificaron los temores a que Grecia pueda reprogramar su deuda y obligue a los inversionistas a asumir pérdidas.

Las acciones europeas caían en medio de señales de que los tres estados miembros de la zona euro en cuidados intensivos comiencen a exigir condiciones menos estrictas de acuerdo a los términos que les ofrecen a uno y a otro.

Las preocupaciones también surgieron después de un reporte de la revista alemana Der Spiegel que planteó que Grecia estaba considerando dejar la zona euro, lo que generó indignados desmentidos de Atenas y de ministros de la UE.

Un portavoz del Gobierno alemán dijo que Merkel se reunirá el miércoles con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y con el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, quienes encabezan los encuentros regulares del bloque, para revisar la actual situación.

Un retiro de Grecia de la zona euro nunca ha estado en discusión y no lo está ahora, dijo el portavoz alemán.

Está previsto que la próxima semana se reúnan los ministros de Finanzas de la zona euro y de la UE para aprobar un programa de ayuda a Portugal, en medio de la incertidumbre sobre si Finlandia, cuya coalición ganadora de las últimas elecciones no ha iniciado todavía negociaciones para formar Gobierno, estará de acuerdo en cumplir su parte de un acuerdo.

Mientras tanto, se acumula la presión para que en estas reuniones se tomen decisiones asimismo sobre Irlanda y Grecia, pero fuentes de la zona euro indicaron que no había acciones probables sobre Grecia al menos hasta junio.

En respuesta al enojo de algunos países que no fueron invitados a la reunión del viernes, un portavoz del Ministerio de Finanzas alemán insistió en que no se intenta crear una zona euro de dos clases.

El ministro griego de Finanzas, George Papaconstantinou, que participó de la reunión de Luxemburgo, dijo que los inversionistas no creían que su país pueda volver a los mercados de capitales el próximo año como preveía el plan de la UE y el Fondo Monetario Internacional, por lo que podría necesitar una fuente de financiamiento alternativa.

Jean-Claude Juncker, presidente del Eurogrupo de ministros de Finanzas de la zona euro de 17 naciones, dijo que tras las conversaciones del viernes había consenso en que Atenas requeriría un segundo rescate.

"Pensamos que Grecia necesita un programa de ajuste adicional", agregó tras el encuentro con los ministros de Alemania, Francia, Italia, España, Rehn de la UE y el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet.

Aunque no dio detalles, una fuente de la zona euro dijo que una idea en consideración era que el Fondo Europeo para la Estabilidad Financiera (EFSF por su sigla en inglés) compre bonos griegos en el mercado primario en una emisión el próximo año a cambio de una nueva forma de garantía.

Se supone que Grecia, que tiene una deuda de casi el 150% de su Producto Interno Bruto, recaudaría 27,000 millones de euros en el mercado en el 2012, según el actual plan de rescate.

Analistas de mercado están convencidos de que Atenas tendrá que reducir sustancialmente su deuda mediante una combinación de reprogramación de plazos de vencimiento, menores tasas de interés y posiblemente convenciendo a los inversores privados que asuman pérdidas voluntarias para evitar una moratoria desordenada.

Algunos también creen que Irlanda no será capaz de pagar su deuda, que llegaría al 120% del PIB, y que enfrentará crecientes presiones políticas para que los tenedores de bonos bancarios compartan el costo de la crisis.

apr