El pleno del Parlamento Europeo ha abogado este martes por obligar a las multinacionales que operan en la Unión Europea y que tienen unos ingresos globales que superan los 750 millones de euros anuales a hacer públicos los datos fiscales de todos los países en los que tienen actividad, incluyendo en aquellos fuera de la Unión Europea.

En concreto, la Eurocámara ha fijado con 534 votos a favor, 98 en contra y 62 abstenciones su posición de cara a las negociaciones con el Consejo de la UE, la institución comunitaria que representa a los Estados miembros.

La información fiscal sobre ingresos de aquellas multinacionales que superen un volumen de negocios mundial de 750 millones tendrá que ser publicada en una plantilla en cada jurisdicción en la que estas compañías o sus filiales operen. Los datos estarán disponibles de forma gratuita y serán accesibles desde la página web de la empresa.

Los eurodiputados además han apoyado que se pueda sancionar a las empresas que no faciliten la información requerida. Los Estados miembros serán los encargados de fijar estas sanciones, que podrán consistir en multas administrativas y en su exclusión de procedimientos de licitación pública y de concesión de fondos procedentes de la UE.

Los países que acepten una excepción tendrán que informar a la Comisión Europea de manera confidencial. Bruselas publicará cada año una lista de las empresas que se benefician de este tipo de excepciones. Las empresas, no obstante, tendrán que publicar la información omitida cuando finalice el periodo de confidencialidad, aunque "en forma de media ponderada".

La cláusula que permite las excepciones a la norma ha sido aprobada con los votos del Partido Popular Europeo (PPE), la Alianza de Liberales y Demócratas por Europa (ALDE) y el grupo Conservadores y Reformistas Europeos (ECR). Estas formaciones han argumentado que servirá para no situar a las empresas europeas en una posición de desventaja frente a sus competidores.

"No debemos poner a nuestras compañías en Europa en una desventaja competitiva. Con el compromiso que tenemos ahora aseguramos ambas cosas: la transparencia y también la competitividad", ha destacado el eurodiputado de ALDE, Jean-Marie Cavada.

El eurodiputado del PSOE Ramón Jáuregui ha destacado que el informe aprobado es "un avance importante contra la elusión fiscal" pero "no es suficiente". "Populares y liberales dicen que trabajan para evitar el fraude fiscal, pero cuando llega la hora de apoyar medidas concretas hacen lo que pueden para rebajar su contenido", ha criticado, en referencia a la aprobación de la cláusula de salvaguarda.