Los economistas estadounidenses Paul Milgrom y Robert Wilson ganaron el Premio Nobel de Economía 2020 por sus mejoras en la teoría de las subastas, que ha sido reconocida como beneficiosa para compradores y vendedores de todo tipo de derechos como cuotas de pesca, franjas horarias de aterrizaje de aeronaves y derechos de emisión.

Entre las ideas de los dos economistas de la Universidad de Stanford hay una explicación de cómo los oferentes tratan de evitar la denominada “maldición del ganador”, que ocurre cuando el ganador de una subasta termina ofreciendo mucho más lo que vale el bien y termina perdiendo.

“Las subastas están en todas partes y afectan nuestra vida diaria. Los galardonados de Ciencias Económicas de este año, Paul Milgrom y Robert Wilson, han mejorado la teoría de las subastas e inventado nuevos formatos de subastas, beneficiando a vendedores, compradores y contribuyentes de todo el mundo”, afirmó en Twitter el sitio oficial del Premio Nobel.

Milgrom y Wilson idearon formatos para vender artículos interrelacionados simultáneamente. En 1994, las autoridades estadounidenses usaron uno de sus diseños de subasta para vender frecuencias de radio a los operadores de telecomunicaciones, una medida que desde entonces se ha copiado en otros países.

Robert Wilson demostró que los postores racionales tienden a hacer ofertas por debajo de su mejor estimación de lo que él llamó el “valor común”, es decir, cuando se considera que el valor de un artículo es el mismo para todos, por temor a pagar demasiado.

Paul Milgrom complementó la idea con teorías sobre “valores privados”, cuando el valor percibido de algo difiere de un postor a otro, y demostró que un formato de subasta le dará al vendedor mayores ingresos esperados cuando los compradores se enteran de los valores estimados de cada uno durante el proceso de licitación.

Wilson dijo a periodistas que acogió con satisfacción la noticia y reveló que su propia experiencia personal de participación en subastas era limitada.

“Me prometí a mí mismo nunca participar activamente en una subasta”, mencionó Wilson.

Por su parte, se le pidió a Paul Milgrom un ejemplo de un cliente que no entendía o no confiaba en el novedoso enfoque de subasta, dijo: “Bueno, si le echas un vistazo, por ejemplo, habíamos propuesto un diseño para la subasta de la banda C, la subasta del espectro radioeléctrico para su uso en 5G. Se lo propusimos a la Comisión Federal de Comunicaciones, y decidieron hacer algo más tradicional. Así que ese es un ejemplo”.

Ambos “no sólo aclararon cómo funcionan las subastas y por qué los postores se comportan de cierta manera, sino que utilizaron sus descubrimientos teóricos para inventar formatos de subastas completamente nuevos para la venta de bienes y servicios”, declaró el presidente del Comité del Premio, Peter Fredriksson.

“Los galardonados en Ciencias Económicas de este año comenzaron con la teoría fundamental y luego utilizaron sus resultados en aplicaciones prácticas, que se han extendido por todo el mundo. Sus descubrimientos son de gran beneficio para la sociedad”, puntualizó.

El Comité Noruego del Nobel tiene previsto una ceremonia de premiación, en un formato reducido por la pandemia, en Oslo el 10 de diciembre.

Los galardonados

• Paul R. Milgrom, nacido en Detroit (Michigan) en 1948, se licenció en Matemáticas en Michigan y se especializó en Estadística en Stanford, la misma universidad en la que se doctoró en Economía. Comenzó su carrera investigadora y docente en la Universidad Northwestern (Illinois), donde obtuvo la cátedra. Luego pasaría cinco años en Yale y en 1987 se incorporó a la Universidad de Stanford.

• Robert B. Wilson, nacido en Geneva (Nebraska) en 1937, se licenció en Matemáticas en la Universidad de Harvard y cursó el máster en Harvard Business School, donde también se doctoró. En 1964 se incorporó a la Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford, donde ha desarrollado su carrera hasta hoy.

Tanto Milgrom como Wilson fueron reconocidos previamente con el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en Economía, en su quinta y octava edición, respectivamente.

Milgrom fue galardonado por sus contribuciones pioneras en varios campos de la economía, como las subastas, el diseño del mercado, los contratos e incentivos, la economía industrial, la economía de las organizaciones, las finanzas y la teoría de juegos.

Por su parte, Wilson fue premiado por sus contribuciones al análisis de las interacciones estratégicas cuando los agentes económicos tienen información limitada y desigual acerca de su entorno.