La crisis financiera cumple cinco años y sigue de pie. En los primeros días de agosto del 2007, diversos fondos de inversión en Europa y Estados Unidos fueron alcanzados por la crisis hipotecará estadounidense al tener en sus carteras hipotecas subprime. Fue el 9 de agosto cuando la crisis llegó a los mercados financieros e iniciaron las inyecciones de liquidez de los bancos centrales.

El 9 de agosto, luego de que el banco francés BNP Paribas anunciara el cierre de tres fondos de inversión altamente expuestos a hipotecas subprime, inició el largo trayecto de los bancos centrales para ayudar a aliviar la crisis.

El entonces Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean Claude Trichet, actuó de inmediato e inyectó 94,800 millones de euros al sistema financiero para aliviar las tensiones y frenar el congelamiento del crédito. Ben Bernanke, el presidente de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, siguió los pasos de Trichet e inyectó a la banca 17,500 millones de dólares en los siguientes días.

Es difícil creer que se trata de hace cinco años que el mercado financiero comenzó a apreciar la magnitud de los problemas que podrían ser la banda sonora de nuestras vidas en los últimos cinco años , dijo Jim Reid, analista de Deutsche Bank.

Cinco años más tarde, se siguen esperando nuevas inyecciones de liquidez por parte de los bancos centrales en Estados Unidos y Europa que alienten el crecimiento económico, coincidieron analistas.

La crisis se agravó en el 2008 y luego de que la Fed rescató a Fannie Mae y Freddie Mac, el 15 de septiembre, cuando el cuarto banco de inversión estadounidense, Lehman Brothers, quebró y los bancos centrales tomaron medidas más drásticas.

Inició en noviembre una baja generalizada en las tasas de interés de los principales bancos centrales. Y fue en diciembre del 2008 cuando la Fed bajó la tasa de interés a mínimos históricos entre cero y 0.25 por ciento.

Desde entonces, el instituto central ha implementado dos rondas de alivio cuantitativo y una de canje de bonos de corto y largo plazos. Mientras que el BCE ha comprado deuda soberana, inyectado liquidez y, actualmente, mantiene la tasa de interés en mínimos de 0.75 por ciento.

[email protected]