La actual crisis económica que enfrenta el país por efecto de la pandemia de Covid-19 no permitió tener un gran margen de maniobra en la creación del Paquete Económico del 2021, con lo que, no se presentan grandes cambios a lo que se aprobó el año pasado, aseguró Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP). 

“Estamos muy conscientes de que no hay presupuesto perfecto (…) tenemos la responsabilidad de mantener la estabilidad económica y financiera, pero también tenemos claro que esto no está peleado con tener una vocación social y por eso este paquete económico está dirigido a proteger a los que menos tienen”, dijo al entregar personalmente el Paquete Económico del 2021 en la Cámara de Diputados.

Mencionó que para el cierre de este año, desde la SHCP prevén que la economía mexicana tenga una caída del 8%; mientras que para el 2021 perciben un mejor panorama con un crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del 4.6 por ciento.

“La reapertura ordenada y cauta de la economía a partir de julio ha permitido iniciar una recuperación asimétrica, con las cifras oportunas más recientes, estamos estimando una caída anual de alrededor del 8%, dependerá de la colaboración de todos para evitar un rebrote de contagios y generar un cierre completo”.

El funcionario también explicó que identificaron cuatro elementos que impidieron tener un mejor margen de maniobra y mejorar la política fiscal. “El primero es la contracción económica y las pérdidas de empleos; dos, la inestabilidad financiera incluyendo los efectos del tipo de cambio; tres, la extrema volatilidad del precio del petróleo y cuatro, la presión que estos elementos ejercen sobre las finanzas públicas”.

Crece gasto en salud

Herrera indicó que con el crecimiento de la economía mexicana, el siguiente año estiman tener mayores recursos que los que se recaudarán en 2020, pero menores a los previstos a la pandemia “por eso tenemos que ser extraordinariamente cuidadosos en la forma en que se asigna el gasto, quisiéramos pensar que hay más recursos para todos, pero esa no es la realidad que estamos enfrentando”.

Apuntó que, pese al poco margen de maniobra en las finanzas públicas, el presupuesto en salud tendrá un crecimiento del 9.2%, en términos reales y respecto a lo aprobado en 2020. Recordó que, desde antes de la pandemia, el sistema de salud tenía muchas deficiencias, pero a partir de enero del 2021 se empezará a fortalecer.

“A partir de enero el país empezará a preparar el doble de especialistas de lo que se hace ahora, cubriendo los espacios para residentes tres veces a lo que se tiene”, dijo el funcionario federal. 

Con respecto al gasto en inversión indicó que se aumentará 5.3% “si queremos crecer en el futuro, no solo necesitamos un mejor sistemas de carreteras, aeropuertos, sino también generan empleos, los cuales dinamizan la economía como el sector de la construcción”. 

Para el 2021, el gasto neto del sector público será de 6 billones 295,736.2 millones de pesos, lo que significa una reducción del 0.3%, respecto del gasto que se aprobó en 2020, de acuerdo con datos del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF).

kg