Con el ajuste de precios en la gasolina los consumidores terminarán pagando más impuestos de los que pagaban en el 2016, afirmó Carlos Alberto Serdán, director de apoyo en la Coordinación Ejecutiva de Investigación del Instituto Belisario Domínguez (IBD) del Senado de la República.

Un análisis elaborado por la coordinación destaca que el año pasado el Congreso aprobó una política de topes máximos a los precios de las gasolinas, por lo que el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) efectivamente recaudado fue de 2.6 pesos por litro de gasolina Magna para diciembre del 2016, y no de 4.16 pesos por litro de gasolina Magna, como estaba previsto originalmente en la Ley de Ingresos del mismo año.

Carlos Alberto Serdán explicó que dicha diferencia a favor de los contribuyentes se debió a la cuota complementaria que tenía el gobierno en el precio de la gasolina, lo que significa que el gobierno estaba cubriendo prácticamente 1.56 pesos del IEPS que tenían que pagar los consumidores.

Para el 2017 el gobierno ya no subsidiará los combustibles, por ello el análisis del IBD abunda que con el IEPS que se tiene pensado por litro de gasolina Magna (4.28 pesos) representa un aumento de este impuesto de 65%, impactando sin duda el precio al consumidor.

En cuanto al Impuesto al Valor Agregado (IVA) que contiene la gasolina, Gabriel Pérez del Peral, profesor investigador de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana, explicó que por ser éste un gravamen que se cobra en porcentaje (16%), el aumento en el precio de la gasolina obviamente significa un pago mayor de impuestos.

Detalló que en enero del 2016 el costo de producción de la gasolina era de aproximadamente 41.3% del precio final, en tanto que el IEPS y el IVA representaban 45.1% y el costo de transporte y logística era de 13.5 por ciento. Añadió que en enero de este año el costo de producción es casi de 49% del precio final.

De acuerdo con el análisis panorama del alza en los precios de las gasolinas, a partir del 1 de enero del 2017, el porcentaje de impuesto que pagan las personas en México por litro es de 42% del precio final.

El director de apoyo en la Coordinación Ejecutiva de IBD detalló que mientras que por el IVA se cobra 16%, el IEPS que actualmente se cobra equivale aproximadamente a 27% del precio final del litro de gasolina.

Respecto del ajuste que se dará en febrero, Gabriel Pérez del Peral destacó que el impacto que tendrá será por el tipo de cambio, lo que significará un incremento más en el costo de los combustibles y por ende el IVA será equivalente a una mayor cantidad.

El tipo de cambio va a ser un catalizador en el precio de la gasolina , afirmó el analista de la UP.

Por su parte, Serdán dijo que la debilidad de las finanzas públicas orilló a que el gobierno tomara esta decisión, pues el país no puede endeudarse más; esto luego de que el gasto neto total no se controlara en años pasados.

Entre otros factores, la falta de controles en materia de corrupción y la falta de sensibilidad de limitar grandes gastos gubernamentales (como sueldos y bonos) son presiones que han mantenido vigente la necesidad de cobrar impuestos y por tanto no se puede renunciar al IEPS como se ha solicitado o se pretende hacer , acotó.

El análisis también destaca que la falta de inversión en refinerías ha provocado la necesidad de una mayor importación y por tanto un mayor costo de la gasolina, tanto por los precios internacionales como por el tipo de cambio.