La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, indicó el domingo en la ciudad emirato de Dubai que el crecimiento de la economía mundial, estimado en 3.3% para el 2020, podría verse rebajado entre 0.1 y 0.2 % por el brote del coronavirus, si bien aún es pronto para conocer su impacto.

“Esperamos que nuestra predicción de 3.3 % sufra un corte de 0.1 a 0.2%”, dijo Georgieva, durante una intervención en el Foro Global de Mujeres 2020 en Dubai.

La jefa del FMI indicó que si el coronavirus de Wuhan (Covid-19) se contiene rápidamente podría haber una caída brusca en la economía seguida de una “muy rápida recuperación”, lo que se conoce como una curva V.

Sin embargo, consideró que todavía es pronto para saber cuál será el impacto exacto del brote.

“Estamos en un mundo con más incertidumbre, tenemos que aprender a construir más predictibilidad (...) La naturaleza del virus es desconocida, al igual de que tan rápido China puede contenerlo”, concluyó.

Las muertes por el Covid-19 siguen en aumento y ya suman 1,665 personas en China, tras añadirse el domingo 142 fallecidos al recuento oficial.

En contraste, los nuevos casos confirmados en el país asiático emprenden una tendencia a la baja. si bien la Comisión Nacional de Salud china anunció el viernes 5,090 nuevos casos y el sábado 2,641, en el último recuento esta cifra bajó a 2,009 personas.

Emiratos Árabes Unidos ha contabilizado hasta la fecha ocho casos de coronavirus, entre ellos cuatro miembros de una familia china, aunque al menos tres de ellos se han recuperado ya.

Banco central chino confía en mantener el desarrollo

Por otro lado, el Banco Popular de China (BPC) mostró el viernes su confianza en “mantener la inercia positiva del desarrollo económico estable y a largo plazo” pese a la actual crisis del Covid-19, que todavía no ha permitido al país retomar su actividad económica habitual con normalidad.

En una entrevista con el diario económico Yicai, el vicegobernador del BPC, Chen Yulu, quiso garantizar su “confianza total” en las tareas de control del brote, que ya ha dejado más de 63,500 casos y más de 1,600 muertes en China.

En su opinión, la principal tarea es “aumentar el apoyo financiero a Hubei (la provincia donde surgió el brote) y a otras áreas fuertemente afectadas”.

Desde que comenzó el brote, el pasado mes de diciembre, el BPC “ha protegido completamente las necesidades de servicios financieros básicos en las áreas afectadas”, afirmó su vicegobernador.

Chen destacó entre las medidas tomadas por el banco central junto a diversos ministerios y agencias estas semanas las orientadas a facilitar el crédito a las empresas productoras de material médico necesario para la prevención de los contagios y para el tratamiento de los infectados.

La escasez de suministros, especialmente en Hubei, es uno de los principales problemas a los que se enfrentan las autoridades al tratar de contener la expansión del coronavirus, y también implica que muchos médicos están trabajando sin la protección necesaria. Según datos hechos públicos por la Comisión Nacional de Salud, 3.8 % de los casos confirmados a nivel nacional, es decir, 1,716 personas, son trabajadores sanitarios.

A pesar de que las prolongadas vacaciones del Año Nuevo terminaron oficialmente la semana pasada, muchas empresas todavía apuestan por el teletrabajo y, entre las que no pueden optar por esa solución, el retraso de la fecha de la vuelta al trabajo parece ser la salida más generalizada.

Sobre esta situación, Chen prometió que el BPC “apoyará totalmente la reanudación del trabajo y de la producción lo antes posible”, aunque no ofreció detalles al respecto de qué medidas tomará la institución que representa.