El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, afirmó que se esforzará para mejorar la capacidad de la institución “para hacer frente a los retos” que tiene.

Entre ellos se encuentra reforzar su “peso en la toma de decisiones” en el contexto de los organismos europeos.

Así lo indicó en el acto público de toma de posesión, en el que estuvo arropado por su antecesor en el cargo, Luis Linde, y numerosas personalidades del mundo económico y financiero, además de las ministras de Economía y Empresa, Nadia Calviño, y de Hacienda, María Jesús Montero.

Entre otros, acudieron el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri; el presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu; el presidente de la Asociación Española Bancaria, José María Roldán; el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Sebastián Abella, y el exministro de Economía, Román Escolano.

Hernández de Cos reconoció que asume una “gran responsabilidad”, entre otras cosas por la posición como “referente” en la economía española que tiene el Banco de España.

El nuevo gobernador señaló los dos principales objetivos que tiene el Banco de España, y que se refieren “a su relevancia y a su reconocimiento”. En primer lugar, destacó la importancia de que el supervisor pueda reforzar su “peso en la toma de decisiones” en los organismos europeos.

En segundo lugar, defendió la importancia de apoyar a la estabilidad económica y financiera, pues tras la crisis se produjo un “enorme desgaste”. “El verdadero test pasa por que de verdad seamos capaces de identificar a tiempo los riesgos y vulnerabilidades y de ser capaces de mitigarlos o ayudar a otras instancias a que se actúe”, dijo.

En este contexto, aseguró, es necesario “gozar de confianza”, algo que requiere varios “pilares sólidos”, como son la independencia, análisis y decisiones basadas en el “máximo rigor intelectual”, la rendición de cuentas ante la sociedad y buscar la “excelencia en nuestra tarea”.

Por su parte, Linde trasladó su enhorabuena a Hernández de Cos, cuyo nombramiento aseguró que ha contado con gran aceptación en el propio Banco de España y en el Banco Central Europeo (BCE).

Linde puso en valor el capital humano del Banco de España y destacó la necesidad de “ayuda de todos” los agentes políticos, económicos y sociales para mantener, por ejemplo, la independencia del organismo.

Hernández de Cos juró el pasado 11 de junio, ante el rey Felipe VI en el Palacio de la Zarzuela, el cargo de gobernador del Banco de España, puesto que ocupará los próximos seis años.