La economía mexicana habría registrado en marzo un crecimiento mensual, ello tras la contracción que se registró en febrero, de acuerdo con los datos presentados por el Indicador Oportuno de la Actividad Económica (IOAE) elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El IOAE arrojó que en marzo la economía se contrajo 2.1% anual, pero a tasa mensual representaría un crecimiento de 0.71%, indicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

Lo anterior representaría una recuperación tras la caída que se registró en el segundo mes del año de 0.72% en su comparación mensual.

“Marzo se caracterizó por ser el primer mes en el que ningún estado del país se ubicó en semáforo rojo epidemiológico, lo que permitió relajar las medidas de confinamiento, sobre todo en el sector servicios. Además, se logró un mayor ritmo de vacunación”, destacó la analista de Banco Base.

Añadió que pese a que el proceso de vacunación ha sido lento en el país, éste ha generado optimismo en los hogares mexicanos, lo que también ha tenido su impacto positivo en la confianza de los consumidores que alcanzó un nivel de 40.4 puntos, su mayor nivel desde marzo del 2020.

Hacia adelante, aún persisten riesgos para la economía mexicana, como la escasez global de semiconductores, lo que ha frenado las exportaciones en el sector automotriz, así como la discusión y posible aprobación de reformas que inhiban la inversión privada, como la de la Ley de Hidrocarburos.

Gabriela Siller agregó que, con los datos de febrero y marzo —que aún deben ser confirmados con la publicación del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE)— la economía tendría un crecimiento trimestral cercano a 0.10% para el primer trimestre del año.

La estimación de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público es que este año la economía se recupere y pueda crecer 5.3%, lo cual algunos especialistas han considerado que podría ser optimista.

ana.martinez@eleconomista.mx