El juez de Nueva York Thomas Griesa ratificó que los me too (titulares de bonos defaulteados que este año fueron aceptados en la causa en la que los fondos buitre consiguieron un fallo firme contra Argentina) tienen los mismos derechos que los demandantes originales, por lo que el monto total de la demanda asciende a unos 8,000 millones de dólares.

El fallo del magistrado avala 49 de las 51 demandas presentadas este año para sumarse al fallo que ya estaba firme a favor de un grupo de holdouts encabezados por el fondo NML del magnate Paul Singer.

NOTICIA: Griesa ordena a Buenos Aires pagarle a los "me too"

Griesa ratificó que esos demandantes incorporados a la causa tienen los mismos derechos que los originales, lo que implica que debería pagarles en la misma proporción en la que cancele las deudas con los bonistas que sí entraron al canje.

En cierto modo, el fallo amplía el volumen por el que el juez mantiene bloqueados los pagos de los bonos reestructurados.

NOTICIA: Griesa insta a Argentina retomar negociación con bonistas

Pero como los me too ya habían sido aceptados previamente por Griesa, el abogado de NML, Robert Cohen, afirmó en declaraciones a la prensa que la decisión de hoy no cambia el volumen de la deuda de Argentina con los holdouts sino que simplemente confirma la obligación del país de tratar equitativamente a todos sus acreedores bajo la cláusula pari passu .

La decisión siguió a la audiencia del miércoles con abogados que defienden a Argentina y representantes de los acreedores para definir la situación de los tenedores de bonos en default que no estaban originalmente en esta causa, ya fuera porque habían iniciado demandas por separado o porque directamente no tenían ningún juicio iniciado.

NOTICIA: Fondos especulativos mantienen disposición a cobrar en cuotas

Argentina canjeó más del 92% de su deuda incumplida con fuertes quitas en las reestructuraciones del 2005 y 2010. Pero se ha negado a pagar a grupos de acreedores que rechazaron los canjes para demandar el pago completo de sus títulos en un juzgado estadounidense.

abr