De ser ratificado como subsecretario de Egresos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Juan Pablo de Botton llegará con el reto de hacer los Presupuestos de Egresos para el 2023 y el 2024 con poco margen fiscal y diferentes presiones en el gasto, como lo son las pensiones y el costo financiero de la deuda, señalaron analistas.

Luis Pérez Lezama, de Saver ThinkLab, indicó que el funcionario llegará a la Secretaría de Hacienda con la misión de continuar con lo hecho por Victoria Rodríguez Ceja hasta el momento, es decir, elaborar presupuestos austeros que den prioridad a proyectos y programas sociales insignia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, entre los que se encuentran el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas, así como Becas Benito Juárez y la Pensión del Bienestar para Adultos Mayores.

“La prioridad seguirá siendo el gasto social, ya que compromete y hasta garantiza el voto. En los próximos años vamos a ver, por ejemplo, aumento en las pensiones para adultos mayores, ampliaciones de programas sociales, así como presupuestos obesos para los proyectos ya conocidos, y los que vendrán. La austeridad llegó para quedarse, forma parte de la estrategia financiera, recaudar lo más posible, todo lo que puedan levantar, para argumentar que se va a usar para el gasto social”, comentó Pérez Lezama.

Sin embargo, lo anterior se tendrá que hacer con un espacio fiscal sumamente reducido, alertó Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP). De acuerdo con cálculos del CIEP, el siguiente año el espacio fiscal sería de apenas 2.1% del Producto Interno Bruto (PIB).

“Yo creo que el verdadero reto es hacer esos paquetes económicos cuando casi no va a haber dinero. Hacerlo en estas condiciones sí está super complicado” dijo.

Juan Pablo de Botton, licenciado en Economía y quien en los últimos años ha trabajado en el Servicio de Administración Tributaria (SAT) y recientemente al frente de Nacional Financiera (Nafin) y Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext), llegaría a Hacienda para ocupar el puesto que deja Victoria Rodríguez Ceja, quien la semana pasada fue ratificada como integrante de la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico).

El nombramiento debe ser turnado a la Comisión de Hacienda y Crédito Público de la Cámara de Diputados para ser discutido y aprobado y posteriormente se mandará al pleno de San Lázaro para ser votado y, en su caso, De Botton tomará posesión como subsecretario de Egresos.

Riesgos en el corto plazo

Si bien las finanzas públicas han logrado salir adelante sin recurrir al endeudamiento en los últimos dos años pese a la pandemia de Covid-19, los analistas comentaron que los recientes datos de crecimiento y de recaudación podrían señalar una historia diferente al cierre del 2021.

Janneth Quiroz, Subdirectora de Análisis Económico y Financiero de Monex, recordó que las finanzas públicas están estrechamente relacionadas con la economía y, ante un debilitamiento de la recuperación económica en el tercer trimestre, esto también podría contagiar a las finanzas públicas.

En el tercer trimestre del año, el PIB registró una contracción de 0.4% trimestral. Mientras tanto, los ingresos presupuestarios del sector público registraron un crecimiento de apenas 0.2% anual en octubre, en donde se observó una caída de 7.2% en los tributarios.

“En el corto plazo, no necesariamente en el siguiente mes o dos meses, pero algo que puede ocurrir en los primeros meses del siguiente año es que, si los ingresos no llegan a lo que se espera, la cuestión será cómo organizar el gasto, qué va a pasar con éste y si se necesitan recortes”, advirtió Héctor Villarreal.

En este sentido, apuntó que, aunque aún hay margen para aumentar la recaudación de impuestos a través de la fiscalización, esto podría ser insuficiente, teniendo en cuenta que las modificaciones fiscales propuestas para el siguiente año tengan un impacto en el mediano y largo plazo.

Manejo prudente

“Rodríguez Ceja se destacó por un manejo prudente del gasto público en la Subsecretaría de Egresos. Ahora, a Juan Pablo de Botton le tocará seguir cuidando este gasto, porque de la parte de ingresos todavía se ve un panorama bastante sombrío ante la aparición de la nueva variante Ómicron, de la cual aún se necesita más información”, declaró Janneth Quiroz.

Se dice de Juan Pablo de Botton que es un funcionario competente y comprometido; sin embargo, al igual que pasó con los cuestionamientos a las credenciales de Rodríguez Ceja para llegar a Banxico, en el caso de él, de acuerdo con su currículo, tiene una gran experiencia en la ciencia de datos y big data.

ana.martinez@eleconomista.mx