Las palabras crisis, pobreza, desempleo, inseguridad, desigualdad y austeridad ya forman parte del lenguaje común de los habitantes de Grecia.

Luis Aguirre es un diseñador gráfico mexicano que vive en Atenas desde hace 15 años, perdió su empleo hace un año. Ha tenido que rentar algunos cuartos de su casa para pagar la hipoteca y se ha visto en la necesidad de rematar algunas de sus pertenencias para solventar deudas.

La crisis nos está matando poco a poco y las medidas de austeridad nos hundirán en la miseria . dijo el mexicano.

La actual crisis que padecen los griegos ha provocado que muchos de ellos hayan perdido su casa, su empleo, sus ahorros y hasta las ganas de vivir. Los casos de suicidios en el país heleno han crecido 78% del 2009 al 2011. La tasa es de 1.5 decesos por día, según el Ministerio de Salud heleno.

Enrique Cárdenas, director ejecutivo del Centro de Estudios Espinosa Yglesias , y Stéphan Sberro, catedrático del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), coincidieron en que la situación económica en la que se encuentran los habitantes en Grecia es muy difícil y no será nada fácil salir del problema, ya sea dentro o fuera de la zona euro.

No tengo ninguna duda de que los niveles de pobreza e inseguridad vendrán a la alza en aquel país, pero algo se tiene que hacer para comenzar a sanear la economía helena , comentó Cárdenas.

El experto del ITAM ve las medidas de austeridad en Grecia como un beneficio en el corto plazo que duele a los ciudadanos, pero que es necesario.

Para los griegos no hay otro camino más que ajustarse el cinturón y de ese modo intentar salir del boquete económico en el que se encuentran desde el 2008 , agregó Sberro.

Para Enrique Cárdenas, hubo una combinación de factores que avivaron la crisis, por ejemplo: Un médico en Grecia ganaba 30 o 40% más que un doctor en Alemania, esos excesos condujeron al país a la situación en la que está.

roberto.rodriguez@eleconomista.mx