El crecimiento del empleo en Estados Unidos se aceleró en el mes de junio luego de que las empresas, desesperadas por impulsar la producción y los servicios en medio de una demanda en auge por la pandemia, aumentaron los salarios y ofrecieron incentivos para atraer a millones de desempleados reacios a volver a la fuerza laboral.

Las nóminas no agrícolas aumentaron en 850,000 puestos de trabajo el mes pasado después de subir en 583,000 posiciones en mayo, informó el Departamento de Trabajo en su informe de empleo emitido este viernes. La tasa de desempleo subió al 5.9% desde el 5.8% de mayo.

La tasa de desempleo ha sido subestimada por personas que se describen erróneamente como "empleados pero ausentes del trabajo". Hay un récord de 9.3 millones de puestos vacantes. Los economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que las nóminas se incrementarían en 700,000 posiciones el mes pasado y que la tasa de desempleo bajaría al 5.7 por ciento.

El promedio de salarios estadounidenses por hora subió un 0.3% el mes pasado después de aumentar un 0.4% en mayo. Esta cifra elevó el alza interanual de los sueldos al 3.6% desde el 1.9% de mayo.

El informe sugiere que la economía de Estados Unidos cerró el segundo trimestre del año con un fuerte impulso en la actividad, luego de que las campañas de vacunación contra el Covid-19 posibilitaran la reapertura de muchos sectores.

Más de 150 millones de personas están completamente inmunizadas en el país, lo que lleva a que se levanten restricciones relacionadas con la pandemia en las empresas y se eliminen los mandatos del uso de mascarillas.

Políticos, empresas y algunos economistas han culpado a los generosos subsidios por desempleo, incluido un cheque semanal de 300 dólares que emite el Gobierno, por la crisis de mano de obra. La ausencia de servicios asequibles de cuidado de niños y el temor a contraer el coronavirus también han tenido confinados en sus casas a muchos trabajadores, en su mayoría mujeres.

Además, ha habido jubilaciones relacionadas con la pandemia, así como cambios de carrera. Economistas esperan en su mayoría que la reducción de la oferta laboral disminuya en el otoño boreal, cuando las escuelas vuelvan a abrir y las prestaciones adicionales por desempleo caduquen, pero advierten que muchos desempleados probablemente nunca volverán a trabajar.

En otro dato publicado el viernes, el Departamento de Comercio indicó que el déficit comercial del país en mayo se expandió un 3.039%, con un saldo negativo de 71,200 millones de dólares, una cifra ligeramente mejor a lo esperado por el mercado.

El presidente Joe Biden, quien ha hecho del empleo su prioridad, tenía previsto hacer declaraciones a media mañana sobre este reporte de junio.

Las cifras oficiales solo dan una visión fragmentada de la situación para el mes que acaba de terminar, ya que solo se recopilan datos para la primera mitad del mes.

Como era de esperar, se han producido ganancias laborales "notables" en los sectores del ocio y la hostelería, que son los que más han sufrido por las medidas restrictivas relacionadas con el Covid-19. Pero una campaña de vacunación eficaz ha permitido que muchas empresas reabrieran rápidamente. Otros logros importantes se han producido en la educación pública y privada, con la reapertura de muchos centros de enseñanza anunciada al comienzo del próximo año escolar al final del verano boreal.

Pero el mercado laboral sigue enfrentándose a un sinfín de dificultades: existe un desajuste entre los puestos de trabajo y el perfil de desempleados, muchos no pueden volver al trabajo por no tener cómo cuidar a sus hijos, o porque aún temen contagiarse de Covid-19.

Algunas personas desempleadas tienen otras aspiraciones profesionales y por eso han decidido tomarse su tiempo en lugar de aceptar cualquier oferta, mientras que algunos empleados renuncian porque no quieren volver a la oficina y están buscando un teletrabajo.

Ante la demanda y el aumento de la actividad, los empresarios están incrementando el número de ofertas con bonificaciones o ventajas para motivar a los candidatos.

Los republicanos opositores de Biden culpan a los muy generosos beneficios por desempleo desde el comienzo de la pandemia, que han permitido que algunos desempleados poco calificados ganen más que cuando tenían trabajos mal pagados. Los estados republicanos han comenzado a anticipar el retiro de estas asignaciones, pero su impacto real solo aparecerá en los datos de julio.

(Con información de AFP)

erp