El número de estadounidenses que presentó nuevas solicitudes de subsidios por desempleo se disparó a un máximo récord por segunda semana consecutiva, ante el aumento de las medidas de confinamiento para contener el avance del coronavirus (Covid-19).

Las solicitudes por desocupación aummentaron a una cifra desestacionalizada de 6.65 millones en la semana que terminó el 28 de marzo, indicó el Departamento del Trabajo.

Las cifras superaron por mucho la estimación del mercado de 3.5 millones. Las proyecciones más altas del sondeo llegaron a 5.25 millones.

El reporte semanal gubernamental, el dato más actualizado sobre la salud de la economía, ofreció la evidencia más clara hasta la fecha de que el mayor auge del empleo en la historia de Estados Unidos concluyó probablemente en marzo.

La pandemia provocó un aumento sin precedentes en el número de estadounidenses que busca asistencia gubernamental. La cifra actual ya superó las solicitudes de beneficios durante la recesión del 2007-2009, que tocaron un pico de 665,000, en una época en la que se perdieron 8.7 millones de empleos.

Economistas dijeron que el país debe prepararse para un alza continua de las solicitudes por desempleo.

“Un vistazo por encima a las industrias más afectadas sugiere una pérdida potencial de nóminas de más de 16 millones de empleos”, dijo David Kelly, de JPMorgan Funds en Nueva York. “La pérdida será suficiente como para impulsar la tasa de desempleo desde cerca de 3.5 a 12.5%, que sería la más alta desde la Gran Depresión”.

Minoristas como Macy’s, Kohl’s y Gap señalaron a inicio de semana que darán licencia a miles de empleados por el prolongado cierre de sus tiendas.

Más de 80% de los estadounidenses está sometido a algún tipo de confinamiento, por encima de menos de 50% de hace un par de semanas, lo que dejó a las oficinas estatales de empleo sepultadas bajo una avalancha de solicitudes.

Los datos de pedidos de ayuda por desempleo de la semana pasada no estarán incluidos en el esperado reporte de empleo de marzo, que se conocerá el próximo viernes. Para este informe, el gobierno encuestó a negocios y hogares a mitad de mes, cuando apenas un puñado de estados tenía en vigor órdenes de quedarse en casa.

España, otro récord

En tanto, la crisis sanitaria que paralizó la actividad económica ha tenido un impacto muy fuerte en el mercado laboral español que ha vivido su peor mes de la historia: destruyendo más de 834,000 puestos de trabajo y elevando el desempleo en más de 302,200 personas.

Al 31 de marzo, el número de personas afiliadas a la seguridad social fue de 18 millones 445,436, lo que supone que hasta ese día el sistema perdió 833,979 afiliados. En la serie histórica, nunca se había registrado  una caída tan directa de la afiliación como la de marzo. La siguiente en importancia data de diciembre del 2008, cuando los ocupados bajaron en casi 354,000 afiliados.

De hecho, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, expresó en rueda de prensa que en 14 días se ha registrado casi el mismo descenso de afiliados a la seguridad social (833,979) que entre octubre del 2008 y febrero del 2009, cuando el descenso superó 900,000 personas sin empleo.

Hay que señalar que el dato desestacionalizado, con el efecto calendario corregido, muestra una caída media de 415,800 afiliados, lo que “rompe una tendencia que se ha mantenido en positivo desde noviembre del 2013”.

Banco Mundial aprueba 1,000 millones de dólares para India. El Banco Mundial aprobó un financiamiento de emergencia para la India. El primer conjunto de proyectos de ayuda del Banco Mundial, que asciende a 1,900 millones de dólares, ayudará a 25 países. La mayor parte de la asistencia financiera de emergencia se destinó a India: 1,000 millones. El financiamiento respaldará una mejor detección, localización de contactos y diagnósticos de laboratorio; compra de equipo de protección personal y nuevas salas de aislamiento.