Los efectos de la pandemia del Covid-19 impactaron la confianza de los consumidores mexicanos, la cual registró su mayor caída en la historia en abril pasado, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con la Encuesta Telefónica sobre Confianza del Consumidor (ETCO), en abril el Indicador de Confianza del Consumidor se ubicó en 32.2 puntos su menor nivel desde febrero del 2017 cuando la liberación de los precios de la gasolina tuvo un impacto en el sentir del consumidor y el indicador se ubicó en 31.5 puntos, pero enero de ese mismo año se ubicó en 28.7 puntos, su menor nivel de la historia.

En comparación anual, la confianza de los consumidores registró un desplome de 13.3 puntos, la mayor caída de la que se tenga registro en la historia de este indicador. En su comparación mensual, el indicador retrocedió 9.9 puntos, lo que también supuso una caída récord.

El indicador había ligado 21 meses por arriba de los 40 puntos desde julio del 2018, cuando repuntó tras las elecciones presidenciales que ganó Andrés Manuel López Obrador. Con ello, empezó una tendencia alcista para en febrero del 2019 llegar a 47.8,  su nivel más alto del que se tiene registro.

Analistas de Banorte refirieron que los datos de mayo  seguramente mostrarán un nivel bajo de la confianza e incluso, se podría deteriorar aún más.

“El número de casos nuevos de Covid-19 sigue siendo muy elevado, y los datos disponibles muestran que persiste la debilidad de la actividad económica”.

En los hogares

Los cinco componentes del indicador mostraron deterioros de dos dígitos, el mayor impacto fue en el sentimiento de la economía de los miembros del hogar.

La situación económica actual de los miembros del hogar cayó 15 puntos en su comparación anual, el mayor retroceso del que se tiene registro en la serie, mientras que el que se refiere a la situación futura cayó 13.7 puntos.

En el caso de la situación económica esperada del país, el deterioro fue de 13.4 puntos, y el de la situación económica actual 12.5 puntos. Por último, las posibilidades de compra bajaron 11.8 puntos respecto a abril del año pasado.

“Esto es consistente con los datos que hemos observado hasta el momento del mercado laboral, los cuales muestran fuertes pérdidas en el nivel de empleo formal en abril, así como menores ingresos ante la desaceleración económica, impactando el poder de compra”, refirieron los estrategas de Banorte.

Pocas posibilidades de compra

Dentro de los indicadores complementarios el que mide las posibilidades de comprar ropa, zapatos, alimentos, y otros productos, cayó 17.8 puntos anual.

La percepción del empleo en los siguientes meses se deterioró en 17.4 puntos de manera anual, mientras que las posibildiades para salir de vacaciones se redujeron en 15.1puntos.

Otros indicadores que mostraron grandes caídas fue el que se refiere a la situación económica personal, que retrocedió 14.2 puntos, así como la percepción de la situación económica personal que se espera en un año, que disminuyó en 14.1 puntos.

ana.martinez@eleconomista.mx