La confianza del consumidor registró, en mayo, su tercer mes consecutivo de crecimiento anual, con lo que se ubicó en un nivel que no se veía desde el 2019, antes de la pandemia del Covid-19, de acuerdo con los últimos datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

El Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) mostró un crecimiento mensual de 1.5 puntos, con cifras desestacionalizadas, mientras que en su comparación anual avanzó 12.5 puntos. De esta manera, el indicador se ubicó en un nivel de 44.5 puntos, el mayor del que se tiene registro desde septiembre del 2019, cuando estaba en 45.3 puntos, y con lo cual regresa a sus niveles pre pandemia.

“Durante junio, el Indicador de Confianza del Consumidor llegó a las 44.5 unidades desde las 43.0 registradas el mes pasado, lo que implica una mejora importante y le permite alcanzar niveles no vistos en 21 meses. Además, con ello, la confianza consolida un estado de recuperación pues la cifra del junio es superior al promedio de 43.9 puntos registrado en los 12 meses previos a la pandemia”, indicó Marcos Daniel Arias, analista de Monex.

Desde julio del 2018, cuando se dio a conocer el triunfo de Andrés Manuel López Obrador en la elección presidencial, el ICC superó los 40 puntos y se mantuvo ahí hasta que irrumpió la pandemia del Covid-19.

Ante los contagios y las medidas de confinamiento que afectaron el empleo y los ingresos de los mexicanos, en mayo del año pasado el indicador de la confianza llegó a un nivel de 31.3 puntos, el menor registro en poco más de cuatro años.

Hacia adelante, los analistas esperan que en comparación anual el ICC continúe registrando incrementos considerables debido a un efecto de base de comparación, algo que se irá suavizando conforme avance el año. No obstante, el relajamiento de las medidas de distanciamiento así como el avance en la campaña de vacunación seguirán impulsando al indicador.

Mejoran expectativas

Al interior del reporte que el Inegi elabora de manera conjunta con el Banco de México (Banxico) se observó que los cinco componentes del ICC mostraron mejoras tanto en su comparación mensual como anual. En comparación con junio del 2020, mejoraron las expectativas de los hogares tanto de los miembros como de la economía.

“La población se mostró optimista frente a los resultados de las elecciones realizadas el 6 de junio, resultando en incrementos en todos los componentes del ICC, esto a pesar de que la economía continúa recuperándose a un ritmo lento y las condiciones de seguridad pública e inflación empeoran, como se observa en la encuesta de expectativas más reciente de Banxico. Estos últimos dos factores, así como la posibilidad de una nueva ola de casos de coronavirus, como se ha observado en otros países, representan los mayores riesgos para el consumo nacional”, dijo Gabriela Siller, directora de Análisis Económico y Financiero de Banco Base.

La situación económica del país que esperan los mexicanos en un año, respecto a la actual, mejoró en 15.7 puntos anual, mientras que las expectativas para los miembros del hogar avanzaron 13.1 puntos.

En el caso de las posibilidades de compra de muebles, televisores, lavadoras y otros electrodomésticos, estas mejoraron 11.6 puntos en comparación con el sexto mes del 2020.

En el caso de la situación económica actual en comparación con la de hace un año, en la que se refiere a los miembros del hogar mostró una mejora de 11.3 puntos, mientras que la del país avanzó 10.7 puntos.

Optimismo en empleo y vacaciones

Dentro de los indicadores complementarios del ICC se observó que, en su comparación anual, aquellos rubros que tuvieron un mejor avance fueron los que se refieren al empleo y a la posibilidad de salir de vacaciones.

El indicador que se refiere a la situación del empleo en el país en los próximos 12 meses mostró un incremento anual de 21.2 puntos en junio, mientras que las posibilidades económicas de los miembros del hogar para salir de vacaciones avanzaron 18.3 puntos.

Otros indicadores con comportamiento favorable fueron las posibilidades actuales de ahorrar, con 16.3 puntos más que hace un año mientras que las posibilidades de comprar ropa, zapatos y alimentos crecieron 12.5 puntos.