El presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró que las cancelaciones de impuestos eran un “privilegio ofensivo”, por lo cual tenían que ser eliminadas.

En su mensaje durante su Primer Informe de Gobierno, el primer mandatario refirió que la ley debe aplicarse “por parejo”, destacó el decreto presidencial con el cual eliminó las condonaciones fiscales —salvo excepciones— en mayo pasado.

“Mediante decreto presidencial se canceló la condonación de impuestos a grandes corporaciones empresariales y financieras. Tenemos que aplicar la ley por parejo, ni huachicol arriba ni huachicol abajo. Ese ofensivo privilegio de la condonación de los impuestos significaba que grandes empresas y bancos no pagaran impuestos, pues los altos funcionarios de Hacienda, con el visto bueno del presidente ejercían la facultad discrecional de condonar adeudos”.

En mayo pasado se reveló que en los últimos dos sexenios se condonaron impuestos por 400,902 millones de pesos a un total de 153,530 contribuyentes; no obstante, del total 54% se concentró en sólo 108 contribuyentes del sector privado con una condonación promedio de 1,972 millones cada uno.

Las condonaciones fiscales sólo podrán realizarse en ocasiones extraordinarias, como al tratar de no afectar la situación de algún lugar o región del país, una rama de actividad, la producción o venta de productos, o la realización de una actividad, así como para ayudar a aquellos afectados por catástrofes naturales, plagas o epidemias.

Sin aumentar impuestos

El presidente destacó en su mensaje la iniciativa que actualmente discuten los legisladores para considerar la emisión de facturas falsas como delincuencia organizada.

Al considerarse como delincuencia organizada, los castigos aumentarían y quienes cometan el ilícito tendrán prisión preventiva oficiosa.

En materia de impuestos, destacó que no se han incrementado ni creado nuevos y aplaudió que la recaudación tributaria haya incrementado 2.6% real anual de enero a julio de este año.