El gobierno de Estados Unidos tiene identificadas tipologías usadas recientemente para el lavado de dinero en aquel país, de las cuales algunas tienen relación directa con México, por ejemplo, en los nexos de los cárteles mexicanos con mafias de China para blanquear capitales; en el traslado a granel de dólares en la frontera entre ambos países, y en el uso de casas de cambio mexicanas para poder lavar los recursos obtenidos de actividades ilícitas.

En la Estrategia Nacional para Combatir el Financiamiento al Terrorismo y el Financiamiento Ilícito 2020 en Estados Unidos, presentada este jueves por el Departamento del Tesoro, el gobierno de Donald Trump reseña algunos casos relacionados con México, que son identificados como las “amenazas más importantes”, que permiten la entrada de ingresos ilícitos a la economía número uno del mundo.

Tráfico de efectivo

El reporte describe el caso de César Hernández Martínez, quien se declaró culpable, en abril del 2019, de lavar alrededor de 13 millones de dólares para el Cártel de Sinaloa, por medio de sus casas de cambio de divisas en Tijuana.

“El contrabando de efectivo a granel dentro y fuera de Estados Unidos sigue siendo una de las formas predominantes en que los cárteles mexicanos de la droga mueven los ingresos ilícitos de drogas”, indica el informe.

Según el informe, Hernández Martínez recibía el dinero en efectivo, el cual era trasladado de California a Tijuana por medio de vehículos con compartimientos secretos, para ingresar los recursos a las casas de cambio del acusado. El dinero era declarado a las autoridades en estos centros de cambio para posteriormente enviarlo al sistema financiero de Estados Unidos, y después, transferirlo a cuentas bancarias en México.

Alianza México-China

Otra de las modalidades detectadas por el gobierno de Estados Unidos, que ha puesto en alerta a las autoridades de aquel país por su creciente uso, es la de lavado de dinero por medio del comercio, donde cárteles mexicanos se alían con mafias chinas para blanquear capitales.

Según el Departamento del Tesoro, el aumento de esta modalidad deriva de la restricción de los depósitos en dólares que se tienen en México, y de las limitantes para que los ciudadanos chinos realicen fuera de su país transacciones equivalentes a 50,000 dólares por año y retiren en el extranjero el equivalente a 15,000 dólares al año de tarjetas de crédito o débito emitidas por bancos del país asiático.

Dichas restricciones hacen que aumente la demanda de dólares para los ciudadanos chinos que viven en Estados Unidos, lo cual se conjuga con la imposibilidad de los cárteles mexicanos para ingresar sus ganancias ilícitas al sistema financiero.

“Las redes chinas de lavado de dinero facilitan la transferencia de efectivo entre estos dos grupos”, expone el reporte del Departamento del Tesoro, en línea con lo recientemente reportado por la Administración para el Control de Drogas de aquel país.

Asimismo, el informe destaca que también se ha detectado el uso del sistema financiero de Estados Unidos para lavar dinero de actividades ilícitas, por medio de “cuentas embudo”, mismas que permiten el depósito de recursos en cualquier estado de aquella nación, los cuales se envían de forma inmediata a México o se retiran cerca de la frontera para que ingresen de forma ilegal a este país.

El reporte enfatiza la necesidad de tener más controles sobre la venta de inmuebles en aquel país, con el fin de evitar el lavado del dinero, principalmente por lo atractivo que puede ser para extranjeros; tan sólo en el 2019, se detectaron operaciones de compradores mexicanos por más de 2,300 millones de dólares.

Buscan detectar a beneficiarios reales

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos presentó su Estrategia Nacional para Combatir el Financiamiento al Terrorismo y el Financiamiento Ilícito para este 2020, misma que contempla una serie de acciones para detectar oportunamente a los beneficiarios reales, una ampliación de obligaciones sobre ciertas instituciones financieras, tener una cobertura sobre activos digitales y apoyo a la innovación para esquemas de prevención de blanqueo.

En el documento, emitido este jueves por el gobierno estadounidense, es una hoja de ruta para que el país del norte modernice su esquema de lucha contra el lavado de dinero y lo haga más efectivo y eficiente, el cual se considera como el régimen más completo y efectivo del mundo.

“La estrategia nacional identifica vulnerabilidades clave de financiamiento ilícito y proporciona soluciones que adaptarán nuestro régimen de prevención de lavado de dinero y financiamiento al terrorismo a los desafíos futuros”, dijo el secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin.

Establece que, si bien Estados Unidos puede ser un destino atractivo para la inversión, por el tamaño de su economía, su apertura comercial, los servicios financieros, entre otros aspectos, estos factores también pueden atraer a delincuentes para ocultar o disfrazar sus ganancias ilícitas.

Según el documento, es necesario que el gobierno de EU recopile información sobre la propiedad al momento de la formación de una empresa, que minimice los riesgos de lavado de dinero en compras de bienes inmuebles, que extienda las obligaciones antilavado a instituciones e intermediarios que actualmente no están obligados.

“A través de estas prioridades y acciones de apoyo, el gobierno de EU garantizará que su sistema financiero siga siendo un motor de crecimiento y un faro de transparencia que respalda el bienestar económico de todos los estadounidenses”.

[email protected]