El PIB de España habría alcanzado un crecimiento cercano a 0.7% en 2011, sin embargo esto no se sostendrá en el 2012, por lo que las reformas que se están llevando a cabo en el sector financiero y en las finanzas públicas podrían apoyar la recuperación en el mediano plazo, consideró BBVA Research.

Pese a que las previsiones apuntan a una revisión a la baja del crecimiento en 2012 hasta -1.3%, existen factores que podrían actuar como contrapeso , consideró el grupo financiero en el estudio Situación España.

El estudio también señala que el Plan de Reestructuración del sistema financiero español supone un avance positivo en la medida que impone un mayor esfuerzo para sanear las carteras inmobiliarias de bancos y cajas de ahorro, al mismo tiempo que obliga a utilizar criterios más realistas de valoración de los activos.

Los expertos de BBVA Research, señalan que para culminar de forma exitosa la reestructuración en curso del sistema financiero, es importante que, en su implementación, se le dé prioridad a los objetivos de alcanzar un sistema financiero más eficiente, bien gestionado, sostenible en resultados y financiable en los mercados de capitales.

Para ello, es necesario delimitar claramente qué entidades son inviables, y darles una solución definitiva. Además, hay que acelerar el ajuste de la capacidad instalada, tanto en término de oficinas como de personal , establece el estudio.

En cuanto al mercado de trabajo, BBVA Research prevé que el empleo continúe cayendo en 2012 y 2013, lo que provocará un repunte en la tasa de desempleo, que se situará en alrededor de 24.4% en 2012 y 25% en 2013.

Así, uno de los objetivos que debe impulsar la reforma laboral, según BBVA Research, es facilitar cuanto antes el necesario equilibrio , entre la corrección del margen extensivo (ocupados) y del intensivo (horas de trabajo).

Por otro lado, los especialistas de BBVA esperan que las tasas de crecimiento de los países emergentes volverán a mostrar un diferencial respecto a las de los países desarrollados, de alrededor de cuatro puntos porcentuales en 2012, y sus políticas económicas irán girando hacia un mayor apoyo al crecimiento.

En Europa, por su parte, se prevé que las acciones de las autoridades europeas poco a poco disminuyan las tensiones financieras y la aversión al riesgo global, condicionando una recuperación global en el segundo semestre de 2012. Al mismo tiempo, a pesar de que Estados Unidos crecerá menos que en etapas anteriores, se desacoplará de la recesión en Europa en la primera mitad de año.