El magnate estadounidense Bill Gates dijo que, al igual que todos los más ricos de Estados Unidos, debería pagar más impuestos y consideró “regresiva” la reforma fiscal del presidente Donald Trump.

“Yo debería pagar más impuestos”, dijo Gates a la red CNN. “Yo pagué más impuestos que cualquier otra persona, más de 10,000 millones de dólares, pero el gobierno debería exigirle a la gente de mi posición pagar impuestos significativamente más altos", añadió.

Segundo hombre más rico del mundo detrás del fundador de Amazon, Jeff Bezos, Gates tiene una fortuna de unos 90,000 millones de dólares y una parte la destinó a causas humanitarias e investigaciones médicas.

Gates no escatimó palabras para criticar la reforma fiscal sancionada en Estados Unidos (EU)  con rebajas de impuestos a empresas y personas. “Esa no es una ley fiscal progresista. Es una ley regresiva”, dijo.

Sostuvo que, al contrario de lo que dice el gobierno, la ley no beneficiará a los trabajadores y a la clase media sino que, en cambio, favorecerá a los más adinerados.

“Los más ricos tienden a conseguir beneficios dramáticamente mayores que la clase media o los pobres, y entonces eso va en contra de la tendencia general que uno quisiera ver para la que la red de seguridad social se torne más fuerte y que los que estén en lo más alto paguen más impuestos”, dijo.

Al ser preguntado por la creciente desigualdad en Estados Unidos, Gates, que ha destacado que una sexta parte de la población vive en condiciones pésimas en el país, añadió que las políticas de los gobiernos de democracias avanzadas deberían ir encaminadas a apoyar a estas personas.

Gates, que este año encabeza la lista Forbes que estima las fortunas de los multimillonarios del mundo, no ha sido el único rico en argumentar que debería pagar más impuestos. El número dos en esa lista de adinerados, Warren Buffett, también se ha expresado a favor de más impuestos para los más que tienen.