Joe Biden, presidente electo de Estados Unidos dio a conocer ayer por la noche un paquete legislativo de emergencia por 1.9 billones de dólares que buscará votar de inmediato en el Congreso y que incluye cheques directos por 1,400 dólares para las familias.

Los recursos serán destinados a la vacunación a nivel nacional y a dar alivio económico directo a los estadounidenses en medio de la pandemia de coronavirus. Anunció que su objetivo es lograr que 100 millones de estadounidenses hayan sido vacunados para el momento en que su administración cumpla 100 días.

“La salud de nuestra nación está en juego”, dijo el mandatario electo, que asumirá el próximo 20 de este mes, durante un acto en Wilmington (Delaware), en el que participó junto a su equipo económico.

El American Rescue Plan incluirá la asignación de más de 400,000 millones de dólares para enfrentar la pandemia Covid-19 y 160,000 millones de dólares en fondos para ejecutar un programa nacional de vacunación, ampliar las pruebas y movilizar un programa de empleos de salud pública, entre otras medidas.

Su propuesta contempla cheques de estímulo por 1,400 dólares para estadounidenses y extender los beneficios de desempleo, incluido un suplemento de seguro de desempleo semanal por 400 dólares, hasta septiembre.

Biden ha estado presionando para que el Congreso aumente el monto del cheque de estímulo a 2,000 dólares, lo que se lograría al aprobar los cheques adicionales de 1,400 dólares. El líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, republicano de Kentucky, rechazó un proyecto de ley el año pasado que habría aumentado los pagos de estímulo directo de 600 a 2,000 dólares. Ahora con mayoría de demócratas en el Senado hay más posibilidades de aprobar la legislación.

Además, estas ayudas, presentadas como medidas de emergencia, se complementarán “en las próximas semanas” con un innovador plan de inversiones orientado a la recuperación económica.

Congreso lo respalda

En una declaración conjunta, Schumer y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, elogiaron la propuesta de Biden y señalaron que incluye gran parte de lo que los demócratas del Congreso habían impulsado en los últimos meses, incluidos los controles de estímulo más grandes y el financiamiento para los gobiernos estatales y locales.

"Nos pondremos manos a la obra para convertir la visión del presidente electo Biden en una legislación que sea aprobada por ambas cámaras y sea promulgada”, dijeron los líderes demócratas del Congreso.

Para financiar este programa está previsto que el gobierno emita deuda. Sin embargo, de acuerdo con las palabras del presidente electo, “los beneficios del plan superarán ampliamente sus costos”.

Biden restó importancia al gasto deficitario que su propuesta requeriría, diciendo que los beneficios de gastar agresivamente para combatir el impacto económico de la pandemia “superarían con creces los costos” y que la perspectiva de la deuda de Estados Unidos sería “más estable, no menos estable, si aprovechamos este momento con visión y propósito”.