La Comisión de Cambios, integrada por la Secretaría de Hacienda y el Banco de México (Banxico), anunció la subasta de coberturas cambiarias liquidables en pesos, por un monto de 2,000 millones de dólares, media hora antes del inicio de operaciones del mercado mexicano y tras llegar el dólar a 24 pesos en ventanilla bancaria.

El objetivo de esta nueva oferta de coberturas cambiarias es propiciar mejores condiciones de liquidez y un funcionamiento ordenado del mercado.

La demanda por los instrumentos fue inferior a la oferta, por segunda ocasión consecutiva. De acuerdo con la convocatoria del Banxico, la subasta se realizó en cuatro tramos de 500 millones de dólares cada uno, a diferentes plazos de vencimiento: 30, 45, 60 y 90 días.

Es decir, las adjudicaciones tienen fecha de vencimiento al 16 y 23 de abril; el 19 de mayo y el 18 de junio de este año, y pueden ser renovadas llegada la fecha de liquidación.

Pese a la disposición de las autoridades financieras para subastar los forwards, sólo se asignaron 1,531 millones de dólares, esto es 76.5% de la oferta, lo que significa que por segunda ocasión consecutiva que se activa el mecanismo, el apetito del mercado fue menor. El jueves 12 de marzo, el Banxico ofreció los primeros 2,000 millones de dólares en forwards cambiarios, pero sólo se asignaron 460 millones, poco más de una quinta parte de los recursos.

De acuerdo con Carlos Capistrán, economista en jefe para México y Canadá de Bank of America Securities, la subasta asegura que si algún corporativo necesita dólares, los tome, pues la comisión tiene por labor garantizar la oferta y asegurarse de que quien los requiera, los encuentre.

En la primera ronda de subastas tras la depreciación del peso, realizada el 12 de marzo, se ofrecieron 2,000 millones en coberturas cambiarias y sólo se asignaron 460 millones.

En esta segunda ronda, también se ofrecieron forwards cambiarios por 2,000 millones y sólo se asignaron coberturas por 1,531 millones.

El jefe de Research para América Latina en Barclays, Marco Oviedo, precisa que la subasta demostró que la liquidez está bien; en el momento donde falle, ahí no se descartaría una mayor demanda, incluso otro tipo de intervenciones.

El estratega de BofA explica que la menor demanda significa que no había corporativos que los recibieran; es decir, quizá no necesitan por el momento los dólares y “los movimientos bruscos del dólar están respondiendo a los fenómenos externos”.

Reservas internacionales suman 184,619 mdd

Coberturas cambiarias, liquidez sin cargo a resevas

El mecanismo de subastas de coberturas cambiarias liquidables en pesos, que utiliza la Comisión de Cambios en México para tratar de ordenar los movimientos del mercado cambiario, se han usado  en el país desde marzo del 2017 y desde entonces al 18 de marzo, se han colocado 7,491 millones de dólares sin cargo a las reservas internacionales.

Las subastas de forwards cambiarios liquidables en pesos permiten al Banxico participar como un jugador del mercado, para tratar de romper el ciclo de tensión sobre el peso.

El banco  ofrece una cantidad de forwards a un plazo determinado que va de 30, 60, 90 días, y los postores demandan una proporción de esas coberturas a un tipo de cambio determinado por ellos. El Banxico obtiene el tipo de cambio ponderado por los postores y asigna las coberturas.

El participante al que se adjudiquen las coberturas nunca recibirá físicamente los dólares, sino el equivalente en pesos mexicanos a los que se ponderó desde la asignación. De manera que si el día de vencimiento, queda el tipo de cambio en línea con el pactado, o debajo, gana el postor.

De lo contrario, cuando el peso se fortalece, gana el banco central.

Al vencer la operación, la liquidación se hace en pesos mexicanos.

Es decir, jamás se tocó un dólar de las reservas internacionales que tiene el Banco de México en su poder, que ascienden a 184,619 millones de dólares.

ymorales@eleconomista.com.mx