El Banco de México hizo un llamado a “flexibilizar la asignación de recursos” para facilitar la reactivación productiva y el empleo. Advirtió que para atraer mayor inversión es necesario reducir la incertidumbre económica interna.

En el Programa Monetario 2021, la Junta de Gobierno de Banxico subrayó la pertinencia de “seguir trabajando en corregir los problemas institucionales y estructurales que han propiciado bajos niveles de inversión y productividad”.

Sostuvieron que para alcanzar una recuperación generalizada en la economía “se debe salvaguardar el ámbito institucional y evitar poner en riesgo la fortaleza de los fundamentos macroeconómicos”.

Al exponer los lineamientos sobre la conducción de la política monetaria para el 2021, la Junta de Gobierno explicó que “también se debe continuar con el esfuerzo de fortalecer el Estado de derecho, abatir la corrupción y combatir la inseguridad”.

Al interior del Programa Monetario, destacaron que al cumplirse las citadas condiciones, se propiciará “un mayor dinamismo económico que permitirá generar mejores oportunidades de desarrollo y un mayor bienestar para toda la población”.

En el documento evidenciaron que la recuperación será gradual y estará sujeta a “los efectos persistentes de la pandemia en algunos sectores y regiones”.

Ahí es donde entra la flexibilidad en la asignación de recursos, pues precisan “puede procurar un funcionamiento microeconómico eficiente”.

Entorno incierto

En el Programa Monetario para este año, la Junta de Gobierno resaltó que “la economía mexicana seguirá enfrentando un entorno incierto principalmente asociado a la evolución de la pandemia, tanto a nivel global como nacional”.

Este entorno también está sujeto “a la duración de las nuevas restricciones en la operación de diferentes sectores, así como a la evolución que presente la demanda por diferentes bienes y servicios y a la aplicación de las vacunas.

“Si bien se anticipa que la economía seguirá recuperándose de forma gradual, existen retos importantes para la reactivación de la demanda agregada, particularmente por la debilidad del componente interno y del mercado laboral”.

En este sentido, previeron que las condiciones de holgura continuarán mostrando una amplitud considerable aunque se anticipa que vayan disminuyendo gradualmente. Condiciones de holgura significan que mantendremos una demanda deprimida, con recursos que no se usan y capacidad productiva ociosa por un periodo considerable.

Incertidumbre alimenta al riesgo país

La semana pasada el economista en jefe para México de Bank of America Securities, Carlos Capistrán, explicó que cuando el Banco de México sugiere disminuir la incertidumbre política, como lo ha hecho durante los últimos meses, lo que plantea es restar presión al riesgo país.

Al bajar el riesgo país, se abre el espacio para bajar la tasa y estimular al crecimiento, añadió, y se puede aprovechar el acceso de México al mercado para tomar deuda y dirigir estos recursos a fortalecer la demanda y consumo doméstico.

ymorales@eleconomista.com.mx