Los banqueros deben ser responsabilizados por sus acciones en caso de malversación y deben enfrentar sanciones judiciales con penas, aseguró Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Para Lagarde, el objetivo del sector financiero debe ser no sólo maximizar la riqueza de sus accionistas, sino enriquecer a la sociedad mediante el apoyo a la actividad económica y la creación de valor y empleo . Por lo tanto, se requiere de una cultura que haga a los individuos responsables de sus actos, tanto buenos como malos , declaró la directiva durante un seminario organizado por la Reserva Federal en Nueva York.

La responsabilidad penal no es fácil de probar, pero si existen pruebas de faltas profesionales, la justicia no debería temer pronunciar penas civiles o penales a nivel individual , comentó Lagarde. La responsabilidad debe incluir sanciones, como acciones administrativas y disciplinarias, así como la inhabilitación profesional .

Estas acciones pueden proporcionar el conjunto adecuado de incentivos para un comportamiento ético y disuadir así la toma de riesgos que pudieran ser imprudentes.

Lo que se necesita es una cultura de mayor virtud e integridad a nivel individual en la industria financiera , refirió la representante del organismo.

Según ella, el sistema actual que permite a los bancos y a su entorno evitar juicios con sólo pagar multas mostró sus limitaciones. Varios bancos, como Bank of America y BNP Paribas, acordaron estos últimos años en Estados Unidos una forma de inmunidad judicial a cambio del pago de multas importantes.

Lagarde detalló que las multas impuestas a los grandes bancos de Estados Unidos y Europa en los últimos seis años asciende a 230,000 millones de dólares. Esto representa alrededor de un año y medio de ingresos netos promedio de un grupo de bancos globales de importancia sistémica . Y agregó que en realidad, las sanciones contra las instituciones financieras terminaron por ser percibidas como un precio a pagar por hacer negocios .

La idea de Lagarde no es condenar cualquier toma de riesgo financiero, sino poner fin a un clima de irresponsabilidad que reina en el sector bancario.

De acuerdo con la directora del Fondo, la confianza en la industria financiera también se ha visto afectada, pues según una encuesta efectuada en el 2014, hasta 45% de las personas considera la reputación global de la industria como negativa .

Las instituciones financieras, las autoridades nacionales y la comunidad internacional han comenzado a responder a la cuestión de la ética en las finanzas. Sin embargo, se necesita una acción más rápida para restaurar la confianza en el sector financiero , agregó Lagarde.

En su oportunidad, William Dudley, presidente del Banco de la Reserva Federal de Nueva York, precisó que los fines públicos de la banca deben incluir la intermediación financiera, la valoración corporativa, facilitar oportunidades de inversión, la concesión de créditos y la creación de liquidez del mercado , con lo cual se apuntalan la economía y la estabilidad financiera . Además, lo anterior permitiría crear la confianza pública en las instituciones financieras .

Dudley abundó en que hay mucho trabajo por hacer en el sector bancario, pues episodios como la tasa Libor y la manipulación de divisas son sólo algunos desafíos con los que se ha enfrentado esta industria.

La cultura y el capital deben promover la estabilidad financiera , acotó.

En su participación, Lagarde reconoció el papel de la Fed de Nueva York como un líder en la defensa de los esfuerzos para reformar la cultura en la industria financiera .

[email protected]