Hasta ahora se ha cobrado a los bancos españoles casi 3,000 millones de euros (4,300 millones de dólares) por el plan de rescate al sistema financiero, aseguró el jefe del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

En una entrevista en un portal de videos, el Mandatario explicó que esas ayudas no han sido a fondo perdido ni subvenciones, sino que se ha prestado con avales y compra de activos a las entidades financieras, a las que el Estado les cobra y con interés .

Rodríguez Zapatero es el primer Mandatario de habla hispana que se somete a este formato de entrevista, después de que lo hicieran el estadounidense Barack Obama, el británico David Cameron y el israelí Benjamin Netanyahu.

De momento no estamos perdiendo dinero de arcas públicas, sino que hemos cobrado 3,000 millones de intereses hasta ahora. Hay que intentar salvar a las entidades y si es sin dinero perdido, mejor , aseveró el jefe del gobierno español.

Ante las preguntas de los usuarios del portal YouTube sobre por qué el gobierno hace un rescate financiero, Zapatero sostuvo que detrás de esas entidades están los créditos, las empresas, los ahorros de las familias y el sistema financiero muy relacionado con la crisis.

El Mandatario ibérico refirió que la morosidad para las hipotecas no es elevada, debido a que está en 2.6% a pesar de la crisis.

Asimismo, sostuvo que el Congreso de los Diputados va a trabajar en planes para ver cómo ayudar a las familias con problemas para pagar hipotecas, luego de que otros programas como la línea de crédito del Instituto de Crédito Oficial no hayan dado resultados.

Rodríguez Zapatero fue cuestionado por las medidas de reajuste de salarios públicos, a lo que respondió que las reducciones han sido de 15% a altos cargos, 10% a parlamentarios y 5% a los demás empleados públicos.

Sobre la crisis, el Presidente español declaró: Hemos tenido que hacer un esfuerzo por la decisión de reducir el déficit público .

Debo recordar que quienes más padecen la crisis son los que no tienen empleo, a los que el conjunto de la sociedad ayuda con una prestación que cubre de 70 a 75% de los desempleados y que no dura para siempre.

Es ahí donde más problemas hay , concluyó Rodríguez Zapatero.