El llamado que están haciendo los miembros del Fondo Monetario Internacional (FMI) para que los bancos centrales se encuentren preparados para “tomar acciones decisivas que les permitan mantener la estabilidad de los precios” es un cambio en las reglas del juego que por varios meses tuvieron las autoridades monetarias de economías avanzadas principalmente.

Así es como lo leyeron analistas del banco de inversión BNP Paribás y la consultoria económica Rankia.

“Es un cambio de reglas del juego porque ahora los bancos centrales, sobre todo de economías avanzadas, tienen que estar alerta y no ser tolerantes con la inflación. Hay un reconocimiento explícito de que el aumento de precios puede ser más persistente”, observó la economista para México en BNP Paribás, Pamela Díaz Loubet.

Por mucho tiempo han mantenido el discurso de que son choques temporales que provenían de desbalances de oferta y demanda que se desharían al tener más más consistencia la recuperación económica, sotuvo.

Al parecer, la trayectoria y duración de estas presiones se torna ahora más preocupante, matizo.

Aparte, el economista en jefe de Rankia Latinoamérica, Humberto Calzada Díaz, consideró  que el llamado del IMFC deja entrever que se requieren medidas más drásticas para contrarrestar la inflación, aunque impongan algún tipo de sacrificio en la recuperación económica.

El riesgo es que se les vaya la inflación de las manos y tengan que hacer un movimiento agresivo en las tasas de interés y en las recompras de bonos, lo que tendría implicaciones en mercados financieros y tipo de cambio”, particularmente relevante en la Reserva Federal de Estados Unidos.

Emergentes reaccionaron desde antes

Los economistas de BNP Paribás y Rankia coinciden en que el llamado de los países miembros del FMI es más para las economías avanzadas, pues las emergentes comenzaron de tiempo atrás a normalizar las tasas por el traspaso de expectativas que detectaron con anterioridad.

El Gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León, explicó desde julio de este año, al dictar la conferencia Michel Camdessus del FMI, que los bancos centrales de mercados emergentes tienen menos espacio en el manejo de las políticas para tolerar la inflación.

Y en el contexto de economías avanzadas que mantendrán los estímulos para fortalecer su recuperación, los emergentes deben ser particularmente cautelosos, advirtió. El banquero central mexicano, por cierto, participó de manera presencial en las Reuniones Anuales del FMI.

El propio FMI destacó en uno de sus reportes insignia, el World Economic Outlook (WEO), que son ocho los bancos centrales emergentes que han comenzado a subir las tasas dejando la puerta abierta para más incrementos en los siguientes meses:

  • México
  • Angola
  • Brasil
  • Chile
  • Colombia
  • Hungría
  • Perú
  • Rusia

Calzada toma el caso de la inflación en Estados Unidos, que al mes de septiembre “parece todo menos transitorio, con una inflación de 5.4% anual que se ubicó en el punto más alto de la década”.