Las tendencias al alza que traen la inflación subyacente y el Índice Nacional de Precios al Productor (INPP) ponen en evidencia que hay contaminación de precios y un desanclaje de expectativas sobre los formadores de precios. Así lo explicó el economista del Saver thinklab, Luis Pérez Lezama.

De acuerdo con el experto, la inflación subyacente que duplica al objetivo (5.94% anual) y el INPP con petróleo, que registra una fluctuación anual de doble dígito (10.26% anual), están señalando que al menos de aquí a seis meses, se mantendrá la presión alcista sobre la inflación general.

El productor no cree que la política monetaria motivará una corrección en la presión inflacionaria, observó. En el proceso que llevó al kilo de limón por arriba de los 70 pesos, está la desconfianza del agricultor, la del intermediario y distribuidores, la del vendedor de limones, que no creen que la política monetaria liberará la presión en los precios, aseveró.

La fijación de precios se ha vuelto arbitraria y tremendamente subjetiva. Si suponen que tienen que prevenir algún gasto, van a subir el precio. Es evidente la contaminación de precios, subrayó.

Entrevistado por El Economista, explicó que el indicador subyacente, que permite conocer a la inflación estructural pues descuenta de la medición a los precios que suelen ser volátiles por situaciones estacionales, pasó de 3.83% anual en la primera quincena de enero del año pasado a 5.94% al cierre del año. Esto significa que en 12 meses, la inflación estructural duplicó al objetivo, resaltó el experto.

Impacto al consumo

La inflación subyacente al cierre del 2021 fue la más elevada desde diciembre de 1999. Este índice suele reflejar el impacto de la depreciación cambiaria así como el movimiento de impuestos. De manera que está orientada desde ahora, a seguir presionada.

El especialista revisó los componentes de la inflación subyacente que tal como lo ha explicado el subgobernador Jonathan Heath, guarda 70% de lo que consumimos.

Podemos ver el precio de las mercancías, que empezaron enero del año pasado con una fluctuación anual de 5.39% y terminaron con una variación de 7.4% anual. Estamos hablando de un aumento de 25 a 30% en productos como galletas, cereales envasados, o el café que está empaquetado, refirió.

Tomó entonces al componente de alimentos, bebidas y tabaco, que empezaron en enero del 2021 con una variación anual de 6.36%, y terminaron con una fluctuación anual de 8.11%, que muestra un aumento de 15 a 20% en 12 meses.

Mercancías no alimenticias, que pasaron de 4.15 a 6.61% en 24 quincenas; así como servicios, que se fueron de 1.95% a 4.30%, al paso de 12 meses.

INPP, la inflación embalsamada

El problema de no actuar oportunamente ante las presiones de la inflación y su persistencia es que se genera especulación sobre la complacencia, comentó.

Los productores, que son los que fijan los precios, trasladan la presión de los incrementos de la gasolina y gas o de otros insumos, y eso termina por llegar al consumidor, dijo.

Resaltó que el INPP es un indicador que suele traer seis meses de rezago.

El registro del Inegi muestra que el INPP con petróleo trae 13 meses de presión al alza, y llegó al cierre de 2021 a un incremento de doble dígito en todos sus componentes.

“El INPP es inflación embalsamada que en el próximo semestre, ese 10%, terminará por trasladarse al consumidor”.

Si están desde ahora en doble dígito, podemos considerar también que seguirá subiendo la inflación. Estamos lejos de ver el techo de la inflación.

Ambos indicadores, la inflación subyacente y el INPP, nos hablan de que los formadores de precios no confían en el impacto de las decisiones monetarias y están pasando los costos, que sí están sintiendo ellos mismos, por el aumento en los precios internacionales y la escasez de las materias primas.

Tal como lo explicó el ex presidente del Inegi, Julio Santaella en su cuenta oficial de twitter, el INPP confirma que el alza de precios es extendida, ha prolongado su tendencia ascendente desde el cierre del 2019 y tocó en diciembre del 2021 su mayor tasa desde marzo del 2017.

ymorales@eleconomista.com.mx