La canciller de Alemania, Angela Merkel, pidió a su gobierno respalde plenamente las medidas de austeridad, un día después de que miles de alemanes salieran a las calles para protestar contra el plan.

Toda la coalición de centroderecha debe ahora apoyar la decisión de aprobar el paquete y explicar las medidas a sus votantes, dijo Merkel a la prensa.

Solamente podemos conseguir confianza de la opinión pública si defendemos nuestras decisiones , indicó Merkel.

La jefa del gobierno alemán anunció el lunes planes para reducir el presupuesto del país por unos 80,000 millones de euros para el 2014, con un paquete que incluye aumentos de impuestos y recortes de beneficios sociales por 30,000 millones de euros.

Acciones criticadas

Las medidas han sido duramente criticadas por la oposición, pero también han causado divergencias entre la coalición gobernante.

Varios políticos de la Unión Cristiano Demócrata dijeron que compartían la opinión opositora de que las medidas de austeridad estaban dejando caer la mayor parte de la carga social en los hombros de los más débiles. De igual manera llamaron a aumentar los impuestos a los más ricos, propuesta que la líder alemana rechazó.

El viernes, Merkel dijo que para ella no había alternativa a las políticas de consolidación presupuestaria y reformas estructurales: Sólidas finanzas públicas deben ser combinadas con una clara estrategia de crecimiento , agregó.

Confió además en que la economía de Alemania volverá a los niveles del 2008 entre los años 2012 y 2010, aunque admitió que el 2010 todavía era un año de crisis.

Por su parte, el banco central de Alemania, el Bundesbank, corrigió a la alza su pronóstico de crecimiento de la economía del país para este año a 1.9, de 1.6% anterior.

La recuperación de la situación económica se ha puesto en marcha de manera notable, tras un invierno contenido , informó.