Especialistas en economía del sector privado redujeron su expectativa de crecimiento para el PIB de este año, de 2.36% que tenían en junio a 2.28% en julio, previsión que se convirtió en la más baja estimada desde enero, según la encuesta de junio del Banco de México.

La reducción de las previsiones de expansión que tiene el sector privado viene acompañada de un deterioro en el sentimiento sobre el entorno económico internacional.

La inestabilidad financiera internacional es el segundo obstáculo que podría descarrilar la actividad económica doméstica, según 25% de los analistas referidos, y la plataforma de la producción petrolera, el tercer elemento de mayor frecuencia, mencionado por 10% de los encuestados.

Ésta es la primera vez en lo que va del año que la encuesta de Banxico recoge el tema de inestabilidad política internacional como factor de preocupación para los analistas.

El recorte de expectativas también alcanzó para el 201, pues ahora esperan una expansión de 2.62% contra 2.71% previo.

Depreciación mayor

Sobre la cotización del peso frente al dólar, proyectaron que cerrará el año en 18.43 pesos por billete verde, lo que implica una depreciación mayor a la estimada en julio, cuando creían que cerraría en 18.31 pesos por unidad.

La proyección se encuentra lejos del pronóstico de inicio de año, cuando estimaban que la cotización de la divisa estadounidense sería en promedio de 17.55 pesos por dólar.

Este deterioro en la percepción sobre el tipo de cambio es evidenciado incluso como un obstáculo al crecimiento económico.

Clima de negocios

En julio continuó bajando la proporción de analistas que advierten que la economía se encuentra mejor que hace un año. Así, cayó a 24 desde 39% que tenía esta previsión en junio.

Como consecuencia de este deterioro, hoy sólo 15% considera que es un buen momento para invertir, ponderación que también se redujo respecto de 32% que tenía esta estimación en mayo y que, también, resulta la más baja observada en los últimos 13 meses.

Suavizan pesimismo sobre entorno externo

En la encuesta, los analistas revisaron ligeramente al alza sus expectativas para el déficit de la balanza comercial para este año, al estimar que cerrará en 16,304 millones de dólares.

Prevén que el déficit de la cuenta corriente cerrará el año en 31,705 millones de dólares, ligeramente inferior a los 32,064 millones estimados el mes previo.

Este desequilibrio de la cuenta corriente será fondeado en más de 90% con Inversión Extranjera Directa, que estiman que alcanzará un flujo de 28,571 millones de dólares, una previsión ligeramente inferior a los 28,640 millones previstos en junio.

El registro de la encuesta incorpora el impacto del incremento de la tasa de fondeo, que fue de 50 puntos base.

Por ello, su previsión sobre el rédito bajó de dos a un solo movimiento al alza en lo que resta del año, que dejaría a la tasa de fondeo interbancario en 4.61% para el cierre del 2016.