A raíz de la recuperación de la economía a nivel internacional, así como el desconfinamiento, varias naciones han presentado altos niveles de inflación en los últimos meses y aunque es una preocupación mundial, en países de la región latinoamericana estos niveles han alcanzado el doble dígito.

Fuera de Venezuela, que desde hace algunos años lidia con el problema de la hiperinflación, Argentina se colocó como el país con mayor inflación anual en junio pasado, con una tasa de 50.2%, dato por arriba del pronóstico del gobierno argentino de 29% para este año.

Le siguió Brasil, con una tasa de 8.35% anual en el sexto mes del año, lo cual la deja fuera del margen del Banco Central de Brasil, de 3.75% +/- 1.5 puntos porcentuales. “Por eso, el banco central ha aumentado de manera significativa sus tasas. A inicios de año, estaba en 2%, mientras que en su última reunión se ubicó en 4.25% e informaron que la seguirán subiendo”, comentó Gabriel Casillas, presidente del Comité de Estudios Económicos del IMEF.

México también se colocó como uno de los países de la región con mayor inflación. En junio pasado, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) mostró un crecimiento anual de 5.88%, y se mantuvo por cuarto mes consecutivo fuera del rango objetivo de Banco de México de 3% +/-1 punto porcentual.

En otros países de la región, aunque las tasas son menores en comparación con Argentina, Brasil y México, la inflación ha rebasado en algunos casos las metas de los bancos centrales, o se encuentra por arriba de la proyección del gobierno. En Honduras, se registró un incremento de precios anual de 4.7%, mientras que en Paraguay de 4.5%, en Guatemala de 3.9%, mientras que en Chile de 3.8 por ciento.

En contraste, Costa Rica y Ecuador tienen un panorama diferente, ya que presentaron una deflación en junio pasado. En el caso de Costa Rica, esta deflación fue de 4.8% anual, mientras que en Ecuador fue de 0.7 por ciento.

Mantendrían altos niveles

De acuerdo con analistas, los altos niveles de inflación eran algo esperado, sobre todo por el efecto en la base de comparación –el año pasado los precios cayeron ante la falta de la demanda por las medidas de confinamiento– así como la reactivación de la economía en varios países; sin embargo, el efecto que se pensó transitorio en un inicio podría extenderse durante todo el año.

“A diferencia de lo que pasó el año pasado, cuando la pandemia paralizó todo e hizo que varios índices se hundieran ante la falta de demanda, hoy vivimos una recuperación en el crecimiento económico, la demanda y, por ende, un aumento en los precios conforme al avance de la vacunación y la movilidad”, dijo James Salazar, subdirector de Análisis Económico de CIBanco.

En este sentido, Janneth Quiroz, subdirectora de Análisis Económico de Monex, señaló que la recuperación de la economía en varios países se está dando más rápido a lo esperada, lo que afecta las expectativas de inflación.

“Hemos visto que EU y China han presentado una recuperación más acelerada en comparación con otros países, lo que está provocando es que haya mayor demanda y se espera que continúe creciendo en los próximos meses, lo que a su vez presionará algunas materias primas, agregó.

Este es el caso de los semiconductores, los cuales ante la reactivación de la economía han sido altamente demandados por la industria automotriz ante el incremento en la adquisición de automóviles nuevos.

Europa, EU y China

Si bien los países de Europa presentaron unos niveles de inflación más bajos que los países latinoamericanos, algunas naciones superan el objetivo del BCE de 2%; sin embargo, esta meta es a medio plazo y tolera que sea rebasada de manera temporal y moderada.

Por ejemplo, España y Alemania son dos naciones que superan el objetivo del BCE. En junio, se registró una tasa anual de 2.7% en el país español, mientras que en Alemania fue de 2.4 por ciento.

En el caso de Estados Unidos y China, la inflación también ha presentado un incremento importante. En el caso del país norteamericano, el último registro de la inflación fue de 5.4%, mientras que China, una nación que empezó el año con una deflación de 0.3%, en junio mostró un avance anual de 1.1 por ciento.

INPC del 2021 en México, alrededor de 6 por ciento

Ante las presiones inflacionarias que existen y los altos niveles que se han presentado en los últimos meses en México respecto a los precios del consumidor, diversas instituciones financieras prevén que la inflación cierre el 2021 en alrededor de 6%, arriba del objetivo del Banxico.

De acuerdo con la última encuesta Citibanamex, son nueve las instituciones que prevén que la inflación cierre este año en 6% o por arriba de este techo: BBVA, BNP Paribas, Credit Suisse, Oxford Economics y Vector.

“La inflación general disminuirá en el corto plazo, pero volverá a 6% a fin de año, y no regresará al rango objetivo hasta el segundo trimestre del 2022”, señaló BBVA.

En tanto, Citibanamex mantiene su pronóstico en 6.13% anual, seguido de Banorte con un pronóstico de 6.10%, Monex con 6.04% y Bank of America, con 6.03 por ciento.

Ante el alza en los precios, Banxico mantiene vigilancia sobre su trayectoria e, incluso, en su última reunión de política monetaria, elevó su tasa de referencia en 25 puntos base, para ubicarla en 4.25 por ciento.

ana.martinez@eleconomista.mx