Para Banco Inmobiliario Mexicano (BIM), enfocado en el crédito puente para el desarrollo de vivienda, el 2021 fue uno de sus mejores años en una década de experiencia dentro de la banca múltiple, tanto por la colocación registrada a desarrolladores, como en la utilidad lograda.

Recientemente, el banco, encabezado por Víctor Manuel Requejo como presidente y Rodrigo Padilla como director, presentó los resultados del 2021, donde su colocación de crédito creció cerca de 58% respecto al 2020, para registrar 9,500 millones de pesos colocados para el sector de la vivienda.

"En el 2021, logramos un crecimiento de 58% en el monto de crédito contratado y en el cuarto trimestre hicimos un récord histórico para un trimestre en el banco. El año pasado también fue nuestro mejor año en materia de colocación, colocamos más de 9,500 millones de pesos en créditos para el sector vivienda; gracias a los desarrolladores de vivienda que confiaron en nosotros sus proyectos", detalló Padilla.

En este contexto, la cartera de crédito también registró un dinamismo, pues durante el 2021 este indicador creció 11%, respecto al 2020, para alcanzar un saldo cercano a los 6,900 millones de pesos. 

"BIM es el sexto banco en participación del mercado en crédito puente en México, el saldo de la cartera creció 11% en el año 2021; esperamos que continúe con esta buena tendencia en el 2022, además, como tuvimos una muy buena originación en el último trimestre del año, con toda seguridad seguirá creciendo", destacó el director general del banco.

Padilla detalló que durante el 2021, el banco supo diversificar su cartera de vivienda pues hoy prácticamente las seis regiones del país traen un saldo cercano a los 1,000 millones de pesos cada una, cuando en años previos todo se concentraba en la zona centro del territorio nacional.

Para el director general de BIM, estos crecimientos en colocación estuvieron apoyados de la captación de recursos que hace el banco del público en general, la cual durante el 2020 creció 4.7% anual, para lograr los 5,500 millones de pesos captados. 

"En clientes, crecimos 19% para llegar a un total de 7,700 clientes. Para ponerlo en perspectiva, en el rubro de depósitos a plazo, que es donde estamos, la banca en México creció 0.3%, nosotros 4.7%", apuntó Padilla.

Asimismo, el director del banco destacó el negocio fiduciario de la institución, el cual durante el 2021 creció 22% respecto al año anterior. Los activos (en fideicomisos administrados por el banco) crecieron al mismo ritmo, superando así ya los 40,000 millones de pesos en activos administrados. Somos el fiduciario número 20, entre los 50 bancos del país".

En este contexto, el banco, durante el 2021, logró una utilidad de 99 millones de pesos, es decir, mucho mayor que la lograda en el 2020, que fue de 14.5 millones de pesos, por lo que así se confirmó el mejor año de la historia de la institución bancaria. 

"Estaba en nuestros planes este resultado para el 2020, desafortunadamente la pandemia nos retrasó un año. Nuestro plan es sostener este camino de crecimiento en la rentabilidad, buscando tener un retorno sobre capital equiparable al promedio de la industria en un máximo de tres años más", destacó Padilla.

Para el 2022, BIM continuará con su estrategia de digitalizar su oferta y servicios, añadió Padilla.

econohabitat@eleconomista.mx