El ciclista británico Bradley Wiggins, del equipo Sky, ganó por 8 segundos de diferencia con el holandés Lieuwe Westra, la 70 edición de la París-Niza y además se impuso en la octava etapa, una crono-escalada de 9.6 kilómetros en el puerto de Eze. El tercer puesto fue para el español Alejandro Valverde.

Aunque siempre estoy delante, se me resiste ganar una París-Niza, pero lo más importante es que estoy peleando con los mejores. Sabía que había pocas posibilidades de recuperarles terreno a Wiggins y Westra , comentó el murciano después de la etapa.

Wiggins, tres veces campeón olímpico en pista, tuvo que emplearse a fondo hasta los últimos metros para superar a Westra, que nunca había mostrado un nivel tan alto.

El londinense lideró la carrera desde la segunda etapa, disputada el pasado lunes, y sucede en el palmarés al alemán Tony Martin, convirtiéndose en el segundo británico que logra ganar la prueba desde que lo hiciera Tom Simpson hace 45 años.

Wiggins, de 31 años, quiso rendir homenaje a su predecesor al final de la carrera, y se mostró entusiasmado de ganar una histórica como hizo mi ídolo Tom Simpson .

He terminado cuarto en el Tour (2009), gané la Dauphiné (2011) y ahora la París-Niza.

Estoy entre los mejores y puede pasar cualquier cosa en el Tour , concluyó.