La Plata. La Selección de Venezuela sorprendió al poderoso Brasil con un empate 0-0 en el estadio de La Plata, en el debut del Grupo B de la Copa América Argentina-2011.

Venezuela logró un excelente resultado al jugarle de igual a igual a Brasil sobre todo en la etapa final de la mano de Tomás Rincón (Hamburgo, Alemania), el mejor jugador del partido, generando el clásico "Olé" de miles de hinchas argentinos, los archirrivales de la verdeamarela, y de cientos de venezolanos.

El vértigo que mostró Brasil durante casi todo el encuentro no se transformó en peligro real ante una bien plantada defensa venezolana que neutralizó los intentos de los delanteros cariocas, y del resto se encargó el seguro arquero Renny Vega.

Venezuela generó la segunda sorpresa de la Copa América, luego de que en el partido inaugural jugado el viernes, Bolivia le arrebató un empate 1-1 al anfitrión Argentina.

En el otro encuentro del debut del Grupo B, Ecuador y Paraguay jugaban este domingo en Santa Fe.

Brasil saltó a la cancha con ánimo de arrasar a Venezuela, pero se quedó en la intención al chocar con un frontón vinotinto que desvaneció muchos intentos de la verdeamarela, cuyos delanteros estaban empecinados en trasponer sin criterio el vallado rival.

Otras aproximaciones brasileñas se frustraron en la etapa inicial por falta de precisión de sus tres delanteros, Robinho, Pato y el estelar Neymar, y por varias salvadas del portero Vega.

El equipo dirigido por Mano Menezez estuvo a punto de abrir el marcardor a los 22 con un fortísimo disparo de Pato que se estrelló en el travesaño, y no generó mucho más durante todo el partido.

Neymar exhibió parte de su repertorio con algunos toques cortos y regates, aunque su marcador Roberto Rosales le fue tomando la mano hasta anularlo.

Apoyada por el público argentino, la Selección de Venezuela tardó 15 minutos en percatarse que podía faltarle el respeto al actual campeón de la Copa América y de a poco se animó de la mano del criterioso centrocampista Rincón, aunque sin generar acciones que inquietaran a Julio César.

La vinotinto se conformaba con anular a los habilidosos delanteros brasileños y a partir de ahí ver que pasaba, pero en la segunda etapa perdió la timidez por completo y se acercó varias veces al arco de Julio César.

Con los empates del local Argentina ante Bolivia 1-1 y de Brasil con Venezuela quedó nuevamente en evidencia que se han estrechado las diferencias entre los dos grandes sudamericanos y las supuestas cenicientas .

En la segunda fecha del Grupo B, Brasil se medirá con Paraguay en Córdoba (centro) y Ecuador con Venezuela en Santa Fe (centro), ambos encuentros el 9 de julio próximo.

EISS