JOHANNESBURGO. Más de 6,000 millones de euros invertidos en el tema de transporte, los turistas no lo miran. Y es que no está en duda la inversión del gobierno, pero sí su eficacia donde quienes vienen al Mundial la pasan mal, con poca información y precios excesivos.

Al menos en Johannesburgo, los visitantes sufren de las inconsistencias que todavía existen en el transporte público.

Entre las cosas que han causado mayor problema es que los taxis no suben pasaje en las calles, sino hay que llamar a uno, acudir a los hoteles o centros comerciales. Salí el otro día a las 11 de la noche del estadio y de milagro unos paisanos me llevaron a mi hotel, sino quién sabe que hubiera sido de mí , advirtió Marcos López, mexicano que está en Sudáfrica para ver el Mundial.

Los taxis son la forma más segura de transitar por la ciudad. El problema para los turistas es el alto costo . No tienen tarifa, lo que hace que cobren de acuerdo con la distancia y hasta el gusto de cada chofer. En promedio, por cada kilómetro se cobra en 15.25 rands, son 24 pesos aproximadamente. En México, el llamado banderazo es de 6.4 pesos y se paga poco más de 3 pesos por kilómetro recorrido.

Es un problema por el precio, pero además porque es difícil ponerte de acuerdo con ellos por el idioma. No hablo mucho inglés, pero sí lo básico y eso me cuesta hacerme entender , comentó Mario Beltrán, chileno.

En datos oficiales obtenidos por El Economista, el gobierno invirtió para este Mundial 4,300 millones de euros para crear, mejorar y perfeccionar el transporte público. Además, la Agencia de Carreteras Nacionales en su último reporte otorga la información que en los tramos entre las ciudades sedes se destinaron 2,300 millones de euros para mejorarlas.

Además, se construyó el Gautrin, un tren de alta velocidad que va de Sandton -centro financiero de la ciudad- al aeropuerto y asegura que trasporta hasta a 9,000 personas al día.

Para este Mundial, la FIFA exigió en la pasada Copa Confederaciones que una de las tareas a trabajar sea el transporte público. Y pocos avances hay.

Se colocaron paradas de camiones para llevar a destinos mundialistas, pero no se conocen los horarios y los letreros son confusos , aseguran turistas.

Pero si de alguna manera un extranjero se animara a tomar transporte público común, el problema es que se terminan muy pronto. A las 7 de la noche ya no hay y a decir de los residentes es peligroso .

Stefko Vasilev es un búlgaro que trabaja de taxista en Sudáfrica y advirtió que lo mejor para los visitantes es siempre un auto particular y no lo digo sólo porque labore en él, sino porque diario hay asaltos en las redes públicas .

El gobierno local puso a disposición un sitio web (2010findyourway.ca.za) para ayuda de transporte de cualquier tipo, pero el gran problema es que sólo está inglés. Para quienes únicamente hablen español, chino, francés y demás idiomas, se meten en grandes líos.

Así, el transporte es para muchos un obstáculo para vivir con mayor intensidad un Mundial que vive de carencias, no sólo en la cancha, sino fuera de ella también.