El nivel de exigencia de José Saturnino Cardozo, impulsa a Toluca al liderato de la Liga Bancomer Mx. El técnico paraguayo no conoce la tranquilidad cuando su equipo se encuentra en la cancha, su comportamiento se transforma y mantiene la misma intensidad al momento de dar indicaciones, reclamar o felicitar a sus futbolistas; incluso, en tiempo de compensación y cuando su equipo ya ganaba 2-0 a Pumas, las actitudes del estratega no disminuyen, lo que mantiene a Diablos Rojos sin perder y como el mejor equipo del Clausura 2014.

El conjunto mexiquense aprovechó, una vez más, la versión diluida de los universitarios, que aunque en el desarrollo del juego tuvieron mejoría más presión sobre el rival y mayor posesión del balón nuevamente sufrió con la creación de jugadas ofensivas y la contundencia. La incapacidad de los felinos para ganar en casa llegó a 11 partidos, siete de ellos terminando en derrota.

Por el contrario, el equipo de Cardozo mantiene la misma inercia que los llevó a semifinales el curso pasado y posee la efectividad goleadora de Pablo Velázquez, que anotó por tercer juego consecutivo y nuevamente encabeza el rubro individual.

Y es que el estratega paraguayo no repara en dar indicaciones durante el juego. Constantemente señala el lugar que deben ocupar sus futbolistas, cómo mandar un pase y hasta cómo definir frente a la portería.

Sus órdenes ya dan resultado en la cancha. Toluca es un equipo que basa su fortaleza en dos futbolistas experimentados, modelo que Pumas buscó impulsar para este torneo. Paulo da Silva y Sinha siguen siendo los líderes morales del equipo. Contemporáneos de Cardozo, su nivel ya no es el mismo del pasado, pero su rol va más allá de un corte defensivo o una asistencia, ambos jugadores son una extensión del técnico en la cancha.

Todo cobro de falta debe tener la anuencia del mediocampista toluqueño; en los tiros de esquina pasa los mismo, no se efectúa un cobro sin la presencia del capitán escarlata. La presencia de ambos jugadores, aunque en el desarrollo del partido, sobre todo Sinha, pase desapercibido varios minutos, toma importancia al ser una extensión del liderazgo e indicaciones de un técnico que en todos los minutos tiene algo que adecuar.

Las indicaciones a Isaac Brizuela, para que mandara un centro adecuado, tuvo éxito al minuto 31, cuando un centro del mediocampista antecedió al rechace de Palacios y, tras una serie de rebotes, Velázquez empujó el balón a las redes. En el segundo tiempo y tras varios regaños de Cardozo para que los laterales atacaran más, Miguel Ponce empujó el balón, luego de un centro por la banda derecha.

Quizá, por eso no es raro que al término del partido y superada la presión emerja el lado relajado de Cardozo. Accesible y bromista, el paraguayo disfruta de sus primeros 22 partidos al frente del equipo donde se hizo figura como jugador. El proyecto del técnico se consolida con sólo tres derrotas y él expresa la clave de llegar al liderato del certamen: Soy muy exigente, trato te buscar la perfección .

Del otro lado, Pumas siguen sin operar y la afición estalló directamente contra José Luis Trejo, entrenador del club, quien se perdió en el túnel rumbo a los vestidores ante insultos, vasos de refresco y cervezas que volaron contra él.

Trejo no permitió cuestionamientos en la sala de prensa. Apenas dio su reflexión sobre la derrota, se levantó y se fue.

No fue lo que esperábamos por circunstancias. Los goles cayeron cuando estábamos en los mejores momentos, el equipo no ha logrado encontrarse en estos tres partidos, se va a encontrar y va a terminar siendo otro conjunto en el torneo .

El club Universidad es un cheque al portador en casa, donde nada pesa ya en su favor y todo en contra.