Para Mariana Avitia, medallista olímpica en tiro con arco (bronce en Londres 2012), Tokio 2020 representa el mejor momento de este deporte en México: “Sí lo es, porque ha habido resultados muy buenos y ahorita el equipo que tiene México está muy fuerte y sé que se vienen grandes cosas”.

La regiomontana es un reflejo de ese poderío en tiro con arco en la última década, pues aunque ya no compite, empezó desde los siete años y a los 14 ya estaba representando a México en unos Juegos Panamericanos. Poco después de cumplir su mayoría de edad, hizo historia al ser, junto a Aída Román, las primeras medallistas olímpicas mexicanas en este deporte.

La hazaña se repitió en Tokio 2020 con Alejandra Valencia, alcanzando el bronce en la naciente categoría de equipos mixtos junto a Luis Álvarez. Es decir, las mujeres han ganado el 75% de las medallas olímpicas de México en el tiro con arco, lo que genera un impacto en la atracción de más niñas hacia este deporte.

“El desarrollo del tiro con arco en México es de 50% de mujeres y 50% de hombres, destacando el logro de ellas en Londres. Las mujeres son más persistentes, aguerridas y concentras, creo que la motivación y la cuestión cultural tienen algo que ver con este contexto”, describe a este diario, Santiago Avitia, presidente de la Federación Mexicana de Tiro con Arco (FMTA).

Desde que México empezó a competir en tiro con arco en Juegos Olímpicos, en Múnich 1972, han competido un total de 10 arqueras: Aurora Bretón, Francisca De Gutiérrez, Silvia De Tapia, Marisol Bretón, Erika Reyes, Mariana Avitia, Aída Román, Alejandra Valencia, Gabriela Bayardo y Ana Paula Vázquez. Avitia, Román y Valencia han otorgado un total de dos bronces y una plata.

“Para mí es una gran motivación que otras niñas me vean entrenar y quieran ser como yo, con eso les doy el mensaje de que todo es posible. Hemos hecho grandes cosas; es un deporte mixto, tanto mujeres como hombres pueden hacer muchas cosas, pero sí hay muchas niñas queriendo llegar a selección nacional. No es fácil, pero tampoco imposible”, cuenta Mariana Avitia a El Economista.

Tanto la atleta como el presidente de la FMTA coinciden en que también los hombres traen una generación interesante para México, empezando con Luis Álvarez, el medallista compañero de Alejandra Valencia en Tokio 2020.

Mientras Álvarez está disputando sus segundos Juegos Olímpicos (debutó en Londres 2012), en la generación actual hay otros dos prospectos calificados a Tokio: Omar Echeverría y Efrén Molina, clasificados a los Juegos Paralímpicos 2021, representantes de Quintana Roo y Michoacán, respectivamente.

Pero el potencial femenino no está solo en las arqueras, sino también en la dirección técnica, ya que los arqueros paralímpicos que representarán a México en este verano son entrenados por mujeres en sus respectivos estados: Hilda Martell trabaja con Omar Echeverría y Sandra Loza con Efrén Molina.

“Tenemos entrenadores 100% mexicanos y vamos a seguir por esa línea, con la misma estructura de capacitación en los estados. Tenemos mujeres en el staff de selección juvenil, como Citlali Martínez, y en el desarrollo paralímpico, como Sandra e Hilda, ellas han hecho un buen trabajo clasificando a dos arqueros a Paralímpicos. Vamos a reestructurar la visión a mediano plazo para no dejar caer este boom de medallas”, resalta Santiago Avitia.

El éxito de los arqueros en Tokio ya se venía reflejando en el Mundial 2021, que celebró tres de cuatro etapas antes de los Juegos Olímpicos. En dicha competencia, México es el país con la segunda cantidad más alta de medallas con 11, solo superado por las 15 de Estados Unidos.

Las medallas en el Mundial han sido ganadas por los representantes en Tokio, Alejandra Valencia, Luis Álvarez, Aída Román y Ana Paula Vázquez, pero también por jóvenes prospectos que se quedaron cerca de la clasificación olímpica, como Andrea y Miguel Becerra, Ángel Alvarado, Esmeralda Sánchez, Margarita Valencia, Antonio Hidalgo y Uriel Olvera, además de Valentina Vázquez, “que está al mismo nivel que cualquiera de las tres olímpicas”, destaca el presidente de la FMTA.

“El tiro con arco me ha ayudado en muchísimas cosas que no me había dado cuenta hasta que crecí: a ser más fuerte, a pensar y concentrarme más, me ha dado una formación completa (...) Siempre he dicho que las mujeres somos unas guerreras y también los hombres han hecho grandes cosas, por eso fue muy bueno ganar esta medalla mixta para que los que vienen sepan que sí pueden, como Luis y Alejandra. Que se tenga ese respeto hacia México, somos potencia y muchos ya nos miran con miedo”, destaca la campeona Mariana Avitia.

Ella fue descubierta por un entrenador chino, Zang Zheng, en su natal Nuevo León, y en selecciones nacionales fue dirigida por surcoreanos, aunque describe que después de los Juegos Olímpicos 2016, comenzó un cambio en la estructura nacional para darle más cabida a los entrenadores mexicanos.

Uno de los más destacados es Miguel Ángel Flores, quien está a cargo de la delegación actual en Tokio, sumando así sus terceros Juegos Olímpicos como entrenador nacional y que cuenta con certificaciones de World Archery, la federación internacional de este deporte. Mariana Avitia señala que también la metodología en México se ha actualizado con estudios en biomecánica y análisis de datos.

El presidente de la FMTA recalca que México tiene cantera suficiente para no perder la inercia ganadora en el futuro, con pupilos destacados en Baja California, Sonora, Nuevo León, Coahuila, Jalisco y Yucatán, que se han visto impulsados con los éxitos de los arqueros olímpicos en años recientes.

“Ahorita ya están preguntando muchos niños y jóvenes a la Federación en dónde se dan clases de tiro con arco y eso hay que aprovecharlo ahora porque nos va a dar otro panorama, para desarrollar más al talento nacional”.

fredi.figueroa@eleconomista.mx