Tigres y Chivas, equipo uno y dos de la fase regular, se enfrentarán en la final de la Liga MX femenil que, a falta de confirmación oficial, se jugaría el 21 y 24 de mayo. Chivas regresarán a la final después de tres años, mientras que Tigres estarán ante la posibilidad del bicampeonato.

No es atípico que veamos en las últimas instancias de la Liga MX femenil a Tigres enfrentarse a Rayadas, lo que sí es atípico es que sólo 11,000 personas vean desde las gradas a las Universitarias avanzar a la final. El lunes, Tigres femenil se convirtió en el primer invitado a la Final del torneo Guardianes 2021 y aseguró recibir el partido de vuelta por su posición en la tabla general.

Sólo la pandemia impide que el estadio Universitario se llene en su totalidad cuando se juega el Clásico Regio de la Liga femenil. Sin embargo, fueron espectadores suficientes para cobijar a las jugadoras con el barullo de las 45 mil almas que tendrían cabida, sobre todo cuando el equipo local marca gol. Stephany Mayor lo comprobó al minuto cuatro, cuando rebasó la marca de Mariana Cadena y marcó el primer tanto del encuentro en el que antes de su gol, estaba igualado en el marcador global a dos tantos por bando.

Al minuto 17 Belén Cruz se llevó los vítores luego de que bajó un pase largo y tras dar media vuelta borró del mapa a la portera de Rayados, Claudia Lozoya, con una parábola con dirección a portería. Hasta ese momento, Cruz había marcado cuatro de los 10 goles de Tigres en la Liguilla.

Al 24, la delantera de Rayadas, Diana Evangelista, volvió a meter al juego a su plantilla, se acercó a la portería por derecha, recortó y remató con izquierda marcando el descuento, dos goles a uno.

A partir de entonces, y durante el resto del partido, las universitarias marcaron el ritmo del juego, presionando la salida de Rayadas, manteniendo la posesión del balón, generando ocasiones de peligro y defendiendo su área con solidez. Los números al medio tiempo indicaron 68% de la posesión para Tigres, además de seis tiros de esquina y 211 pases acertados, contra cero y 82 respectivamente de las Rayadas.

Tigres regresó del medio tiempo con una ofensiva indescifrable para Rayadas, en 10 minutos las felinas se adelantaron en el marcador con dos tantos más, el primero gracias a la autoría de Nancy Antonio, veterana de las Liguillas en el circuito femenil, y el segundo de Lizbeth Ovalle, quien ha marcado en cada una de las siete Liguillas que ha disputado.

Con 59 minutos transcurridos y con la titánica misión de encajar tres goles a Tigres, el director técnico del conjunto visitante, Héctor Becerra, más que reforzar el ataque, pareció izar la bandera blanca con la retirada de Desirée Monsiváis, goleadora del conjunto.

Con el acceso a la final, las vigentes campeonas estarán frente a la opción de prolongar su reinado por una temporada más, luego de que en la final del Guardianes 2020 se midieron contra las Rayadas y las vencieron por tres goles a dos en el marcador global.

El partido por el pase a la final entre las regias significó la edición 23 del clásico de la ciudad de Monterrey y la quinta vez que se midan en la Liguilla, cuatro fueron en finales y en tres de estas Tigres se coronó.