Alejandro Talavante es un torero distinto, que no lleva una faena preconcebida cuando de actuar en una plaza se trata, que se deja llevar por sus propios sentimientos y hace en el momento lo que le nace frente a la cara de sus toros.

El torero extremeño actuará este domingo en la decimonovena corrida de la Temporada Grande en la Plaza México, compartirá cartel con Eulalio López El Zotoluco y Juan Pablo Sánchez para enfrentar un encierro de Bernaldo de Quiróz. Con respecto a su segunda actuación en la campaña, charló con El Economista:

" Creo que venir a la México es un aliciente para cualquier torero, ya tuve la oportunidad de conseguir un rabo pero en ese momento sentí que no lo había rematado bien, que uno es el primero que se da cuenta de si es justo o no el premio otorgado y por eso lo regresé, pues tengo el deseo de cuajar la faena de mi vida en esa bella plaza".

Cabe recordar que el diestro español cortó el rabo de Rebocero de Campo Hermoso en el cierre del serial anterior, sin embargo y ante las protestas del público qué consideró el premio excedido, lo devolvió al alguacil y dio la vuelta al ruedo con mucha fuerza.

Alejandro es un matador que no planea sus faenas, que intenta torear a sus enemigos como se lo piden en el momento sin perder de vista hacer el toreo que le gusta, disfruta y trata de trasmitir sus sentimientos hacia los tendidos: "A veces surgen cosas especiales, me siento tan cómodo que me compenetro con el toro y dejo salir toda mi emoción, si me viene en gana me pongo a cantar, me olvido de todo a mi alrededor y trato de hacer las cosas de manera personal" meditó.

En la corrida inaugural de la temporada no le rodaron muy bien las cosas, sin embargo dejó una buena impresión por su disposición frente a los toros de su lote e incluso con uno de regalo en el que trató de conseguir el triunfo.

"Fue una corrida complicada, la gente me estuvo esperando y hubo detalles en los que se pudo trasmitir y aunque no salieron las cosas como hubiera deseado, es bonito que exista la incertidumbre de depender de factores externos para completar una obra. En esta nueva oportunidad, creo que llego en un buen momento para dar la tarde que quiero, que eso es lo que me hace ser un torero distinto y me distingue de los demás" finalizó.

mac